Sobre la colaboración entre la Deutsche Bank y el Ministerio de Finanzas alemán en el caso de la crisis griega

Publicado: 28 junio 2011 en Castellano, Socioeconomía
Etiquetas:, , , , , , ,

Más sobre el tema: Occupy Hamburg meets Ackermann

Programa: Monitor – 16.6.2011.

Versión en castellano:

Monika Wagener: “A día de hoy, un kilo y medio de mantequilla cuesta en Grecia 5,- €, mientras que muchos empleados no cobran su salario desde hace meses. Y hay que seguir ahorrando mucho más. Alemania y la Unión Europea debaten entre tanto sobre la conveniencia de conceder ayudas adicionales por valor de miles de millones. Sólo algunos pocos han conseguido conducir el barco a buen puerto, al parecer en silencio y en secreto: los bancos y las empresas aseguradoras alemanas. Diciendo: ¿cómo no vamos a comprometernos también? Razón no les falta. Pero merece la pena echar un vistazo entre bambalinas. Las apariencias engañan: ¿qué película vemos, la que cuenta o la que se nos cuenta?.”

Como en el cine. Sobre la pantalla, una tragedia, bien visible para todo el mundo. El hundimiento de un país entreo: Grecia. Bancarrota, protestas, crisis de gobierno. Nuestro estado de bienestar en peligro de contagio. En peligro: la estabilidad de Europa y el Euro. No se puede dejar de ayudar.

Wolfgang Schäuble: “Tenemos la responsabilidad de liderar Europa, tenemos la responsabilidad de liderar Europa.“

Pero a espaldas del público se proyecta una película bien distinta. En ella se trata de cifras, balances, el dinero de los bancos y de las aseguradoras. Se trata ahí de política y de un plan: cómo se traslada el riesgo de bancarrota de Grecia de los bancos al contribuyente, un juego calculado, hecho a base de tiempo. En esta película es el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble el que juega un papel determinante.

Wolfgang Schäuble: “La situación en Grecia, y por tanto de Europa, es grave.”

Y una persona participa en la redacción del guión: el director de la Deutsche Bank, Ackermann, con la vista siempre puesta en porcentajes de beneficios de dos cifras para su banco.

Josef Ackermann: “Si una casa se está quemando, entonces no merece la pena iniciar un largo debate sobre los fallos en la construcción del edificio, sino que lo que hay que hacer es apagar el incendio. “

El fuego se combate a poder ser con dinero público. Los datos: los bancos y las empresas aseguradoras le han prestado a Grecia dinero a interés alto para equilibrar el déficit en las cuentas del Estado. Unos 300 mil millones. El estado griego garantizaba el pago de la deuda. Desde mayo de 2010 esta garantía ha dejado de tener valor. Grecia está en suspensión de pagos. Por eso tuvieron que entrar en el juego los contribuyentes europeos, constituyéndose un paquete de ayuda de 110.000 millones de euros. Para que el gobierno griego pudiera seguir pagando año tras años los intereses y la deuda a bancos y aseguradoras. Todo ese dinero no basta, y ahora hay que volver a inyectar 100.000 millones adicionales. Hasta ahora no hay más que figurantes en este juego millonario – los parlamentarios del Bundestag alemán. Más dinero de los impuestos para Grecia, muchos parlamentarios del grupo en el Gobierno amenazan al Ministro de Finanzas con no seguir sus dictados, por ejemplo el diputado de la CDU Willsch.

Klaus Peter Willsch, parlamentario del Bundestag, CDU/CSU (cristiano-demócrata): “Lo importante es que acabemos con esto de una vez por todas. No tiene ningún sentido que lo andemos postponiendo año tras año. Lo único que conseguimos con ello es que nos salga más caro. “

Frank Schäffler, parlamentario del Bundestag, FDP (liberales): “En realidad pervertimos la economía de mercado si hacemos que los contribuyentes carguen con todo.“

¿Habrá próximamente un enfrentamiento en el parlamento alemán? A todas luces habría una derrota de votarse las medidas. El ministro de Finanzas quiere evitarla a toda costa. Necesita una idea, una idea vendible a la opinión pública. Su propuesta: los bancos tienen que pagar también, al menos una parte. Es lo que está reflejado en un documento confidencial del gobierno, redactado en inglés para los ministros europeos: extended maturities 7 years, una prolongación del plazo de vencimiento de siete años, voluntaria. Una suave reestructuración de la deuda a la que los acreedores no se oponen, contribuyendo a salvar miles de millones.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas, CDU, el 10.06.2011: “Un mensaje claro a todos: no se puede traspasar las pérdidas propias al contribuyente.“

Es evidente que esta propuesta se la han redactado al ministro expertos de la Deutsche Bank, presidida por Josef Ackermann. Quiere evitar a toda costa un recorte de la deuda, por el que Grecia sería librada de una gran parte de su deuda. Eso sería perjudicial para el negocio. Quiere más dinero de los contribyentes y restructurar la deuda suavemente con participaciónde los bancos. Eso es lo que pone en este documento del banco, que lleva por título “Proposal for (…) burden sharing without haircuts”. Una propuesta de repartir los costes sin un recorte radcal de la deuda. Los parecidos con el documento de Schäuble son chocantes. La Deutsche Bank también propone un prolongación de siete años del plazo de vencimiento, que los bancos contribuyan de forma voluntaria a una reestructuración de la deuda. Las tres propuestas sobre cómo habría de implementarse esta medida desde el punto de vista financiero vuelve a aparecer casi palabra por palabra en el documento del gobierno. ¿Una casualidad o un caso de copy and paste? El Ministerio de Finanzas permite el acceso al documento, pero califica de tontería toda acusación de influencia de la Deutsche Bank.

Zitat: “Forma parte del proceso del departamento técnico el formarse una impresión general sobre el estado del debate en torno a una cuestión. “

La oposición lo interpreta como una excusa.

Carsten Schneider, miembro del Bundestag, SPD: “Es un suceso que yo no había visto en mi vida, que de un protagonista, un afectado como es el caso de la Deutsche Bank, que está lógicamente implicada en el sector financiero, venga una propuesta y que ésta sea calcada, cortada y pegada, algo de lo que el Gobierno ya tiene experiencia. Que se tome palabra por palabra y que se presente en Europa como propuesta alemana. Eso sólo puede significar o bien que la competencia en el Ministerio de Financias brilla por su ausencia, porque no se para de reducir personal, dejando vacío al Estado; o bien que ya sólo se salvaguardan los intereses de las grandes instituciones financieras alemanas y no los de toda la ciudadanía.”

Sobre eso la Deutsche Bank se manifiesta parcamente.

Cita: “Entiendan, por favor, que la Deutsche Bank no haga comentarios sobre los contactos con el Ministerio Federal de Finanzas.“

Frank Schäffler, parlamentario del Bundestag, FDP: “Pues considero francamente que esta actuación es muy cuestionable, porque si es la Deutsche Bank la que dicta las propuestas que el Sr. Schäuble eleva a instancias europeas, entonces no está representando los intereses de los contribuyentes, sino los de la industria financiera.“

Pero, ¿por qué propone el banco algo que le puede costar dinero? Muy sencillo: la propuesta hace como si la banca efectivamente contribuyera al proceso. Pero en realidad es una solución barata. Hace ya tiempo que el capital privado evita comprar bonos griegos. Lo demuestran todas las estadísticas disponibles. Y en la misma medida en que éste ha evitado el riesgo ha tenido que entrar el contribuyente. Con su dinero se ha comprado el tiempo necesario para que las aseguradoras y los bancos pudieran salir sin hacer mucho ruido de este problema, obteniendo beneficios. En el caso de un recorte de la deuda al principio de la crisis, los prestatarios habrían perdido miles de millones de euros. Ahora las pérdidas serían mucho menores, y en unos cuantos años prácticamente nula.

Prof. Max Otte, Especialista en Finanzas, Universität Graz: “Grecia necesita urgentemente una reestructuración de la deuda, el país es insolvente; hace un año ya lo era. Todos los economistas, casi todos, coinciden en ello. Y a pesar de todo se juega con el tiempo. Los políticos siempre juegan con el tiempo. Tenemos este paracaídas que al final ha fallado o no va a bastar. Entre tanto, los bancos se han deshecho de sus bonos griegos, es decir, han salido del juego y al final quien lo paga es el contribuyente, el griego y sobre todo el alemán. “

Un gran show, por tanto – y todos ustedes son espectadores forzados de una película en la que se vuelve a pagar con dinero de sus bolsillos la salida a una nueva crisis financiera. El guión, a cargo de la Deutsche Bank. Una vez más, ha conseguido sus objetivos.

Vídeo y texto original: http://www.wdr.de/tv/monitor/sendungen/2011/0616/Griechenland.php5

Más sobre el tema: Occupy Hamburg meets Ackermann

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s