Posts etiquetados ‘debtocracy’

Más sobre el tema: Occupy Hamburg meets Ackermann

Programa: Monitor – 16.6.2011.

Versión en castellano:

Monika Wagener: “A día de hoy, un kilo y medio de mantequilla cuesta en Grecia 5,- €, mientras que muchos empleados no cobran su salario desde hace meses. Y hay que seguir ahorrando mucho más. Alemania y la Unión Europea debaten entre tanto sobre la conveniencia de conceder ayudas adicionales por valor de miles de millones. Sólo algunos pocos han conseguido conducir el barco a buen puerto, al parecer en silencio y en secreto: los bancos y las empresas aseguradoras alemanas. Diciendo: ¿cómo no vamos a comprometernos también? Razón no les falta. Pero merece la pena echar un vistazo entre bambalinas. Las apariencias engañan: ¿qué película vemos, la que cuenta o la que se nos cuenta?.”

Como en el cine. Sobre la pantalla, una tragedia, bien visible para todo el mundo. El hundimiento de un país entreo: Grecia. Bancarrota, protestas, crisis de gobierno. Nuestro estado de bienestar en peligro de contagio. En peligro: la estabilidad de Europa y el Euro. No se puede dejar de ayudar.

Wolfgang Schäuble: “Tenemos la responsabilidad de liderar Europa, tenemos la responsabilidad de liderar Europa.“

Pero a espaldas del público se proyecta una película bien distinta. En ella se trata de cifras, balances, el dinero de los bancos y de las aseguradoras. Se trata ahí de política y de un plan: cómo se traslada el riesgo de bancarrota de Grecia de los bancos al contribuyente, un juego calculado, hecho a base de tiempo. En esta película es el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble el que juega un papel determinante.

Wolfgang Schäuble: “La situación en Grecia, y por tanto de Europa, es grave.”

Y una persona participa en la redacción del guión: el director de la Deutsche Bank, Ackermann, con la vista siempre puesta en porcentajes de beneficios de dos cifras para su banco.

Josef Ackermann: “Si una casa se está quemando, entonces no merece la pena iniciar un largo debate sobre los fallos en la construcción del edificio, sino que lo que hay que hacer es apagar el incendio. “

El fuego se combate a poder ser con dinero público. Los datos: los bancos y las empresas aseguradoras le han prestado a Grecia dinero a interés alto para equilibrar el déficit en las cuentas del Estado. Unos 300 mil millones. El estado griego garantizaba el pago de la deuda. Desde mayo de 2010 esta garantía ha dejado de tener valor. Grecia está en suspensión de pagos. Por eso tuvieron que entrar en el juego los contribuyentes europeos, constituyéndose un paquete de ayuda de 110.000 millones de euros. Para que el gobierno griego pudiera seguir pagando año tras años los intereses y la deuda a bancos y aseguradoras. Todo ese dinero no basta, y ahora hay que volver a inyectar 100.000 millones adicionales. Hasta ahora no hay más que figurantes en este juego millonario – los parlamentarios del Bundestag alemán. Más dinero de los impuestos para Grecia, muchos parlamentarios del grupo en el Gobierno amenazan al Ministro de Finanzas con no seguir sus dictados, por ejemplo el diputado de la CDU Willsch.

Klaus Peter Willsch, parlamentario del Bundestag, CDU/CSU (cristiano-demócrata): “Lo importante es que acabemos con esto de una vez por todas. No tiene ningún sentido que lo andemos postponiendo año tras año. Lo único que conseguimos con ello es que nos salga más caro. “

Frank Schäffler, parlamentario del Bundestag, FDP (liberales): “En realidad pervertimos la economía de mercado si hacemos que los contribuyentes carguen con todo.“

¿Habrá próximamente un enfrentamiento en el parlamento alemán? A todas luces habría una derrota de votarse las medidas. El ministro de Finanzas quiere evitarla a toda costa. Necesita una idea, una idea vendible a la opinión pública. Su propuesta: los bancos tienen que pagar también, al menos una parte. Es lo que está reflejado en un documento confidencial del gobierno, redactado en inglés para los ministros europeos: extended maturities 7 years, una prolongación del plazo de vencimiento de siete años, voluntaria. Una suave reestructuración de la deuda a la que los acreedores no se oponen, contribuyendo a salvar miles de millones.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas, CDU, el 10.06.2011: “Un mensaje claro a todos: no se puede traspasar las pérdidas propias al contribuyente.“

Es evidente que esta propuesta se la han redactado al ministro expertos de la Deutsche Bank, presidida por Josef Ackermann. Quiere evitar a toda costa un recorte de la deuda, por el que Grecia sería librada de una gran parte de su deuda. Eso sería perjudicial para el negocio. Quiere más dinero de los contribyentes y restructurar la deuda suavemente con participaciónde los bancos. Eso es lo que pone en este documento del banco, que lleva por título “Proposal for (…) burden sharing without haircuts”. Una propuesta de repartir los costes sin un recorte radcal de la deuda. Los parecidos con el documento de Schäuble son chocantes. La Deutsche Bank también propone un prolongación de siete años del plazo de vencimiento, que los bancos contribuyan de forma voluntaria a una reestructuración de la deuda. Las tres propuestas sobre cómo habría de implementarse esta medida desde el punto de vista financiero vuelve a aparecer casi palabra por palabra en el documento del gobierno. ¿Una casualidad o un caso de copy and paste? El Ministerio de Finanzas permite el acceso al documento, pero califica de tontería toda acusación de influencia de la Deutsche Bank.

Zitat: “Forma parte del proceso del departamento técnico el formarse una impresión general sobre el estado del debate en torno a una cuestión. “

La oposición lo interpreta como una excusa.

Carsten Schneider, miembro del Bundestag, SPD: “Es un suceso que yo no había visto en mi vida, que de un protagonista, un afectado como es el caso de la Deutsche Bank, que está lógicamente implicada en el sector financiero, venga una propuesta y que ésta sea calcada, cortada y pegada, algo de lo que el Gobierno ya tiene experiencia. Que se tome palabra por palabra y que se presente en Europa como propuesta alemana. Eso sólo puede significar o bien que la competencia en el Ministerio de Financias brilla por su ausencia, porque no se para de reducir personal, dejando vacío al Estado; o bien que ya sólo se salvaguardan los intereses de las grandes instituciones financieras alemanas y no los de toda la ciudadanía.”

Sobre eso la Deutsche Bank se manifiesta parcamente.

Cita: “Entiendan, por favor, que la Deutsche Bank no haga comentarios sobre los contactos con el Ministerio Federal de Finanzas.“

Frank Schäffler, parlamentario del Bundestag, FDP: “Pues considero francamente que esta actuación es muy cuestionable, porque si es la Deutsche Bank la que dicta las propuestas que el Sr. Schäuble eleva a instancias europeas, entonces no está representando los intereses de los contribuyentes, sino los de la industria financiera.“

Pero, ¿por qué propone el banco algo que le puede costar dinero? Muy sencillo: la propuesta hace como si la banca efectivamente contribuyera al proceso. Pero en realidad es una solución barata. Hace ya tiempo que el capital privado evita comprar bonos griegos. Lo demuestran todas las estadísticas disponibles. Y en la misma medida en que éste ha evitado el riesgo ha tenido que entrar el contribuyente. Con su dinero se ha comprado el tiempo necesario para que las aseguradoras y los bancos pudieran salir sin hacer mucho ruido de este problema, obteniendo beneficios. En el caso de un recorte de la deuda al principio de la crisis, los prestatarios habrían perdido miles de millones de euros. Ahora las pérdidas serían mucho menores, y en unos cuantos años prácticamente nula.

Prof. Max Otte, Especialista en Finanzas, Universität Graz: “Grecia necesita urgentemente una reestructuración de la deuda, el país es insolvente; hace un año ya lo era. Todos los economistas, casi todos, coinciden en ello. Y a pesar de todo se juega con el tiempo. Los políticos siempre juegan con el tiempo. Tenemos este paracaídas que al final ha fallado o no va a bastar. Entre tanto, los bancos se han deshecho de sus bonos griegos, es decir, han salido del juego y al final quien lo paga es el contribuyente, el griego y sobre todo el alemán. “

Un gran show, por tanto – y todos ustedes son espectadores forzados de una película en la que se vuelve a pagar con dinero de sus bolsillos la salida a una nueva crisis financiera. El guión, a cargo de la Deutsche Bank. Una vez más, ha conseguido sus objetivos.

Vídeo y texto original: http://www.wdr.de/tv/monitor/sendungen/2011/0616/Griechenland.php5

Más sobre el tema: Occupy Hamburg meets Ackermann

En los Desayunos de TVE, Cristóbal Montoro, portavoz económico del PP en el Congreso, ha defendido que los estados nacionales son los que deben gobernar en sus países. Ana Pastor le ha preguntado entonces si cree que las medidas adoptadas por Grecia, por Berlusconi… las toman ellos o desde fuera. La respuesta ha sido ambigua: ni sí ni no, ni todo lo contrario. Lógicamente: ¿cómo negar lo evidente? ¿Cómo admitir que con esta falta de representación política real poco importa a quién se elija entre los dos grandes partidos, si las políticas se las dictan desde Europa y el FMI?

A continuación, cuando se le ha preguntado por el 15m, ha empezado por calificar las propuestas de inconcretas, para pasar a decir luego que son propuestas a la izquierda y de hace 40 años: si el gobierno las aceptara, supondría un retroceso y una pérdida de empleo.

Me hago preguntas sobre cuatro temas:

1) Si las propuestas son inconcretas, ¿por qué se puede decir tan clara y taxativamente están a la izquierda? ¿Cómo se puede entonces afirmar tan tajantemente que implicarían un retroceso económico y en la creación de empleo?

2) Si son reivindicaciones clásicas de 40 años, ¿no será en parte porque llevamos bastantes años viendo cómo, de crisis en crisis, se vienen aplicando las mismas medidas pro-cíclicas?

3) ¿Se puede crear empleo favoreciendo la eliminación de la competencia entre muchas empresas medianas en beneficio del favorecimiento de  corporaciones “competitivas” cada vez más grandes? ¿No está entre las consecuencias de la búsqueda de competitividad a nivel global la creación si no de monopolios, sí de oligopolios? ¿No va todo ello en contra de la doctrina del libre mercado?

4) ¿Se puede crear empleo indefinidamente? ¿No sería mejor y más sostenible favorecer políticamente una distribución del trabajo existente entre más personas?

En cualquier caso, no nos puede sorprender ni este tipo de ambigüedades de nuestros políticos ni la deriva neoliberal de la (Des)Unión Europea. Todo esto no es ninguna novedad: es la consecuencia lógica de tener una mayoría conservadora en Europa. Confío en que, con casos como el de Grecia, cada vez nos quede más claro hacia dónde nos llevan las políticas que sólo buscan estabilidad presupuestaria y convergencia financiera creando inestabilidad social.

Algo tiene que cambiar en Europa o acabaremos vendiendo hasta los adoquines para pagar las deudas. Pero, claro, es lo que tiene ponerse en manos de usureros: que siempre te roban mucho más de lo que te dan.

 

Siempre se ha dicho que la historia la escriben los vencedores. Ahora resulta que ni se escribe la historia ni la ganan los vencedores, sino los responsables de la derrota colectiva que llamamos crisis. Digámoslo claramente una vez más: la crisis actual es financiera porque es el resultado de conductas dolosas de los responsables de ciertas entidades financieras privadas. Porque lo que ha habido en el tipo de contratos que ha llevado al descalabro actual es un dolo (“engaño, fraude o simulación”, según la RAE) fruto de la injusta relación con respecto a la información de la entidad financiera frente a la gran mayoría de sus clientes. Como consecuencia, los contratos están en realidad viciados, porque alguien que ni siquiera es físicamente parte a la hora de la firma del contrato no da toda la información de manera que sea inteligible ni para el cliente que contrata el servicio ni ni siquiera muchas veces para el empleado que se ve “incentivado” a “colocarlo”. ¿Y qué valor tendrá un contrato cerrado por dos partes que no saben con exactitud a lo que se están comprometiendo?

Pero la cosa creo que va más allá del vicio en la relación contractual. Creo firmemente que ha habido delitos contra el orden socioeconómico. Empecemos. Resulta interesante en este sentido comenzar recordando que una de las circunstancias agravantes previstas en el artículo 22 de nuestro Código Penal es que el delito se ejecute con disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias:

Artículo 22.2 Código Penal:

Ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente.

Es evidente que, aunque no se lleven ni caretas ni narices de payaso (sino corbatas), ha habido, si no disfraz, sí al menos “abuso de superioridad” o aprovechamiento de “las circunstancias de lugar, tiempo” que facilitan “la impunidad del delincuente”.

Para que haya delincuente tiene que haber delito. Y, en virtud del artículo 1.1 del Código Penal español, para que haya delito, tiene que estar legislado:

Artículo 248 Código Penal:

1. Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.

2. También se consideran reos de estafa:

  1. Los que, con ánimo de lucro y valiéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante, consigan una transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de otro.
  2. Los que fabricaren, introdujeren, poseyeren o facilitaren programas informáticos específicamente destinados a la comisión de las estafas previstas en este artículo.
  3. Los que utilizando tarjetas de crédito o débito, o cheques de viaje, o los datos obrantes en cualquiera de ellos, realicen operaciones de cualquier clase en perjuicio de su titular o de un tercero.”

¿No es una estafa financiera la que hemos sufrido? Creo que sí (concurriendo además la circunstancia agravante del artículo 22 del Código Penal que menciono más arriba): tan claro es que ha habido “ánimo de lucro” en las entidades financieras, como que se ha producido “error en otro” cuando no se ha explicado bien, por ejemplo, que las condiciones son leoninas porque las impone una de las partes o que las condiciones tan favorables en la concesión de créditos se debían a una política monetaria de la Unión Europea que ha estado promoviendo el endeudamiento para aumentar la dependencia de los PIGS de las potencias exportadoras europeas. Se ha producido error porque no se ha explicado suficientemente lo que implica un endeudamiento a largo plazo sobre la base de unas condiciones en principio favorables pero que pueden volverse en contra del cliente cuando se cambien las reglas del juego bajo el pretexto de la búsqueda de una estabilidad presupuestaria que beneficie a los países prestamistas (Alemania a la cabeza) y a entidades financieras. Es, en definitiva, el problema de poner al lobo a guardar las ovejas. Y yo me pregunto: ciertos productos financieros, ¿no son “artificios semejantes” a manipulaciones informáticas utilizados con ánimo de lucro para conseguir una transferencia patrimonial que nunca consentiría el cliente que contrata el producto financiero en cuestión?

Me da la impresión de que ahora toca ser conscientes: Es evidente que hay “voluntad del legislador” de perseguir cierto tipo de conductas que ponen en cuestión el orden socioeconómico (Título XIII del C.P.: “Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico“). Lo que ocurre es que no hay voluntad política de ejecutarlo. Basta con darse uno cuenta que lo que se está hablando en Bruselas es de un orden económico y no “socioeconómico”. Hay que reducir palabras que no son tan eficientes y vender las letras sobrantes.

Pero la ley está ahí y se pueden exigir responsabilidades. Y el responsable no es el empleado de la sucursal, sino tanto el que ordena la creación de productos financieros lo suficientemente ininteligibles como para que se ofrezcan y se acepten ciegamente, como el que acepta crearlos y diseñarlos recibiendo sustanciosos incentivos por hacerlo. Por mucho que se esfuercen en llamarlo eufemísticamente “ingeniería financiera”: ¿cuál es en este caso el equivalente a los puentes y motores de las ingenierías convencionales?

Y lanzo la siguiente pregunta (nada revolucionaria, por cierto): ¿Por qué no se emplearán los recursos de todos en perseguir a los responsables criminales en vez de salvar a los culpables? ¿Por qué tendrán que pagar justos por pecadores? ¿Cuánto nos costará la amnistía?

 

Más sobre el tema: Dos premios nobel de economía piden que se meta en la cárcel a los banqueros

El ministro de trabajo, Valeriano Gómez y los líderes de los dos sindicatos mayoritarios culpan del paro a la banca

Este vídeo de una pareja de humoristas australianos (Clarke and Dawe) tiene ya unos meses, pero no por eso deja de estar de moda. This video by a pair of australian comedians (Clarke and Dawe) has already a couple of months, but it’s still actual…