Posts etiquetados ‘Elecciones’

En las elecciones de Berlín ha saltado la sorpresa: un recién llegado ha conseguido prácticamente un 9% de los votos en las primeras elecciones al Parlamento de un Land a las que se presentaba. Es el Partido Pirata, la Piratenpartei. Muchos se preguntan ahora quién es el nuevo y qué es lo que quiere. En este análisis intentamos presentar a este nuevo partido. ¿Qué es lo que pretende? ¿Qué trae? ¿Qué le falta? ¿Qué retos se le plantean? Y sobre todo: ¿es tan terrible el diablo como lo pintan?

Keine Experimente, Nada de experimentos, Piratenpartei (Partido Pirata), Berlín

"Nada de experimentos", se lee en el cartel electoral del candidato por Berlín-Pankow de la Piratenpartei

“Casi un nueve por ciento de los berlineses que fueron a votar el domingo tenían ganas de ensayar un experimento político”, se afirma la Süddeutsche Zeitung. ¿Se habrá cumplido el pronóstico en forma de amenaza que lanzó Klaus Wowereit (socialdemócrata, reelegido como alcalde) cuando en plena campaña advirtió: “la gente se debería pensar bien si votan por pura protesta por un partido que elige su candidato principal por sorteo”? A lo mejor no fue consciente de ello, pero Wowereit resumió en una sola advertencia lo que ocurrió en Berlín este domingo: por un lado, una protesta en forma de voto y, por otro, una opción por un experimento político (que se podría etiquetar como adhocracia).

Protesta en forma de votos

Es muy probable que la cadena de televisión alemana ZDF tenga razón cuando, en el análisis de su página web del resultado del Partido Pirata , afirma que el éxito de los piratas se deba a los  “votos de los descontentos”. Y que el principal perjudicado sea el partido verde, Die Grünen, como lo afirma el semanario Der Spiegel

Die Grünen son la elección correcta para todos aquellos que sienten demasiado miedo al cambio. En Berlín había menos de los esperados: los proteccionistas del partido ecologista han perdido por eso la oportunidad de protagonizar un cambio de gobierno precisamente en su bastión. Quien ha querido ser rebelde, votó a los Piratas.

Léase entre líneas: muchos berlineses ven en el partido verde una nueva forma de conservadurismo. Y han optado por votar a la Piratenpartei. Un voto de castigo para la candidatura verde liderada por Renate Künast, con la que el partido, según reconoció la propia candidata tras conocerse los resultados de las elecciones en la capital alemana, esperaba conseguir más: nada menos que haberse convertido en la nueva formación política al frente del gobierno de Berlín.

¿Pero el “fenómeno” se resume en un castigo a los Verdes? No: es una protesta en forma de advertencia. En política también importan las formas: un 9% de los berlineses ha votado un programa que proclama hace falta más participación ciudadana en las decisiones políticas.

Nosotros tenemos las preguntas, vosotros las respuestas

"Nosotros tenemos las preguntas, vosotros las respuestas", se lee en otro cartel electoral del Partido Pirata de Berlín

¿Una nueva forma de hacer política? Democracia “Linux”

Para entender qué peso político puede llegar a tener el Partido Pirata hay que retrotraerse a 1997.  En ese año, el programador americano Eric Steve Raymond publicó un ensayo titulado La catedral y el bazar, a favor del open source, el software libre. En su libro, Raymond opone la metáfora de la catedral a la del bazar. Por la primera se entiende el modelo de desarrollo de software en el que el código fuente se conoce con cada nueva versión, pero no en la fase de desarrollo de la misma. Frente a este modelo hermético y monopolístico de desarrollo se sitúa lo que Raymond entiende por “bazar”: un modelo de creación de software en el que la fuente está disponible durante el desarrollo de cada nueva versión, de manera que la dinámica de creación del software es horizontal, a la vista de todos.

Tanto los carteles de la campaña electoral de la Piratenpartei como el contenido de su programa recogen estas ideas que se pueden resumir en la conocida “Ley de Linus“:

«Dado un número suficientemente elevado de ojos, todos los errores se convierten en obvios.»

Esta máxima es la que está detrás de mensajes de campaña como “Nosotros tenemos las preguntas, vosotros las respuestas” o en puntos de su programa electoral como la exigencia de mayor transparencia en las tomas de decisión de los gobiernos.

No hay futuro. Hazlo tú mismo.

Nº 137 de la serie "Lemas del 15M" del blog neorrabioso.blogspot.com. Muchos de los lemas y propuestas del 15M tienen su raíz en el "modelo Linux"

El planteamiento de esta forma de entender la política no es, en el fondo, muy novedoso: combina elementos del liberalismo clásico, de los incios del movimiento ecologista en Alemania y del anarquismo según Kropotkin. Junto a la libertad en internet, el Partido Pirata instaura en su programa una reinterpretación el principio de colaboración de Kropotkin: los ciudadanos deben tener la posibilidad de determinar qué y cómo se decide lo que les afecta. Para ello deben potenciarse los instrumentos de participación activa del ciudadano existentes (referéndums, por ejemplo) y crear nuevos canales (por ej., la introducción de herramientas telemáticas en la toma de decisiones para fomentar la participación ciudadana) y exigir transparencia en la toma de decisiones para que más ojos puedan ver cómo se está decidiendo lo que se está decidiendo (aplicación directa de la “ley de Linus” citada más arriba). Democracia à la Linux:

El mundo Linux se comporta en muchos aspectos como un mercado libre o una ecología, un concurso de actores egoístas que intentan maximizar su beneficio, construyendo así de forma automática una organización que se autocorrige, que es mucho más sofisticada y eficiente que toda planificación centralizada. Es aquí, por tanto, donde hay que buscar el principio del “concuerdo”.

Con esta relectura de la doctrina liberal clásica, la política se convierte así en una especie de “software libre”, según lo resume la Frankfurter Allgemeiner Zeitung: se entiende como un proceso de toma de decisiones en el que participan el máximo número de personas posible (potencialmente todas las que se vayan a ver afectadas por la decisión en cuestión). Una forma de toma de decisiones para la que Bennis y Slater construyó el término Adhocracia: la forma de gobierno opuesta a la burocracia, en la que todos los miembros de una organización tienen autoridad para tomar decisiones y llevar a cabo acciones que afectan al futuro de la organización. Este modo de organización está orientado a la innovación y al cambio y se basa en la adaptación mutua de los integrantes de la misma, que se ven forzados a colaborar (clara referencia, por tanto, al clásico dilema del prisionero). Por ese motivo las organizaciones que se rigen por este modo de toma de decisiones deben necesariamente ser flexibles, cambiando su forma interna con frecuencia. En definitiva, este modelo instaura como modus operandi la solución por compromiso: el compromiso no se contempla como una alternativa excepcional a la toma unilateral de decisiones, sino que se convierte en la clave del proceso.

“Keine Experimente” – ¿Nuevas formas = nuevos contenidos?

Keine Experimente, Konrad Adenauer, campaña electoral de la CDU en 1957

El eslogan "Nada de experimentos" del cartel electoral, ¿es un pirateo de la campaña de la CDU en 1957?

La campaña electoral de la Piratenpartei ha sido una provocación y sus mensajes apuntaban a un electorado joven. Sirvámonos de un ejemplo. Como podemos ver al principio del post, en uno de los carteles de la campaña del candidato de la Piratenpartei por Pankow se lee el eslogan “Keine Experimente” (“Nada de experimentos”). Curiosamente es el mismo eslogan que utilizó la conservadora coalición cristiano-demócrata CDU (que actualmente lidera Angela Merkel) en las elecciones federales de 1957. En aquel momento, el eslogan era una respuesta a la propuesta de la SPD de sacara a la RFA de la OTAN y a la RDA del Pacto de Varsovia para iniciar, a partir de ahí, el camino de la reconciliación entre las dos Alemanias. Frente a este tipo de política (que heredaría Willy Brandt a los pocos años), Konrad Adenauer lanzó la contundente amenaza: “una victoria de la SPD significaría el hundimiento de Alemania”.

Pero ahora la amenaza era más bien el Partido Pirata. Y precisamente por este tipo de provocaciones, que han llegado a un electorado crítico mayoritariamente joven, a la vista de los resultados. La pregunta es: las formas están claras, ¿pero cuáles son los contenidos?

Muchos le han echado en cara a los piratas la falta de contenido de su programa. Tanto sus competidores políticos, como los medios. Y puede que no les falte razón, porque grandes partes del programa son más bien un código deontológico, un catálogo de buenas prácticas en política, basado principalmente en tres principios básicos: el fomento de la participación ciudadana, la equidad social y la máxima “más ayuda y menos criminalización”.

El programa electoral con el que los piratas se han presentado a las elecciones celebradas en Berlín se articula en 13 puntos:

  1. Democracia
  2. Transparencia
  3. Redes
  4. Educación
  5. Desarrollo de la ciudad
  6. Tráfico y transporte público intraurbano
  7. Derechos civiles y política de interior
  8. Política de asilo y migración
  9. Política de dependencia
  10. Política socioeconómica
  11. Política de género y familiar
  12.  Estado & religión
  13. Política cultural y artística

Los principios transversales presentes en los trece puntos del programa son, por un lado, el de eliminación de las barreras (de acceso a la información, en la participación política, en el uso del transporte público, en la educación, en el derecho a la residencia…) y, por otro, el de equidad social (que todo el mundo tenga garantizado unas condiciones materiales básicas de existencia). Y el principal problema del programa es que no apunta cómo va a financiar todos estos adelantos: no hay un apartado de política fiscal, imprescindible para garantizar la viabilidad del proyecto.

El reto: no seguir el mismo camino que Die Grünen

"Qué hago colgado aquí si de todas formas no vais a ir a votar" - Y la participación subió un 1,5%...

Y ahora que han entrado con tanto ruido en el Parlamento de Berlín, la situación ha cambiado para los Piratas. Dejan de ser una especie de oposición extraparlamentaria para pasar a formar parte de órganos de decisión. Un cambio que supone sin duda un reto tanto para los que ya estaban dentro, como para ellos mismos. Su forma no convencional de entender la política exigirá mucho esfuerzo de comunicación, un mejor conocimiento de los tejemanejes del día a día de la política institucional y, sobre todo, tomar buena nota de la trayectoria del partido verde, Die Grünen.

Los miembros de la Piratenpartei no puede olvidar la principal razón por la han sido votados: por presentarse como una alternativa al resto de partidos tradicionales. Entre estos partidos tradicionales también se encuentran los verdes, mal que les pase a estos últimos. Y éste ejemplo debería ser orientador: los inicios de Die Grünen eran igual de alentadores que los de los Piratas. Pero con el tiempo la horizontalidad en sus tomas de decisiones se fue perdiendo y también la frescura de su mensaje: ahora, para muchos, transmiten un mensaje demasiado moralizante y de excesivo control. Todo lo contrario de lo que ahora se lee y respira en el programa de los Piratas.

Hay un problema adicional: la dinámica de las instituciones en las que ahora entran a formar parte no está preparada para el modelo de toma de decisiones que defienden. Casi podría decirse que son modelos contrapuestos: el modelo “adhocrático” de la Piratenpartei no parece poder conjugarse bien con la verticalidad y linearidad de la toma de decisiones en el Parlamento de Berlín (y del resto de parlamentos del mundo). Ahora mismo el modelo se supone que está orientado al largo plazo, mientras que los Piratas quieren basar su política en compromisos concretos en el corto plazo: el largo plazo lo definen los proyectos vitales de sus electores, que deberían poder codefinir las políticas de la ciudad. El nuevo partido deberá solucionar el problema de adaptación del modelo que propone y el que actualmente impera, sabiendo que llevará mucho tiempo para que el modelo de soluciones por compromiso se llegue a instaurar: ¿lo sabrán entender también sus electores?

Documentación

Programa electoral de la Piratenpartei

Dossier de prensa alemana sobre la Piratenpartei

Anuncios

Para presentarse a las próximas elecciones, los partidos que actualmente no tienen representación parlamentaria deben recoger un número de firmas equivalente al 0,1% de los electores de su circunscripción; tienen 20 días para hacerlo a contar a partir del 27 de septiembre. El requisito, que fue establecido una reforma de la Ley Electoral pactada a finales de enero por los grupos mayoritarios, pone en serio peligro el pluralismo político en nuestro país. La alternativa pasa por avalar a uno de estos partidos sin representación.


el roto votosLa ley electoral actualmente en vigor es, sin duda, el principal elemento de fomento del bipartidismo que padecemos hoy en día en nuestro estado.  Y aún lo es más desde que se publicara una reforma de la misma mediante la Ley Orgánica 2/2011 publicada el pasado 28 enero después de haber sido pactada por los grupos con representación mayoritaria en el Congreso (PP, PSOE, CiU y PNV): en ella se aprueban modificación indudablemente positivas (como la reducción del gasto en las campañas electorales – modificación nº  22 – o el límite de aportación de personas físicas o jurídicas para sufragar una campaña – modificación nº 34), pero también la modificación nº 51:

El apartado 3 del artículo 169 queda redactado del siguiente modo:

 «3. Para presentar candidaturas, las agrupaciones de electores necesitarán, al menos, la firma del 1 % de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción. Los partidos, federaciones o coaliciones que no hubieran obtenido representación en ninguna de las Cámaras en la anterior convocatoria de elecciones necesitarán la firma, al menos, del 0,1 % de los electores inscritos en el censo electoral de la circunscripción por la que pretendan su elección. Ningún elector podrá prestar su firma a más de una candidatura.»

O sea, que si un partido no representado en el Congreso quiere presentarse en toda España a las elecciones del 20 de noviembre, tiene que reunir un mínimo de 35.000 avales. No cabe duda de que inciativas de estas características aportan más elementos de distorsión, que hacen muy difícil que exista pluralidad democrática en nuestro actual sistema político.

Pero la cosa no acaba ahí: la reforma no entra en los detalles que se refieren al modo en que se deba presentar las firmas, ni los criterios formales que hay que cumplir para que las firmas se den como válidas (si hacía falta adjuntar copia del DNI, en qué condiciones se aceptaba el voto electrónico…). Este tema no ha sido resuelto hasta que el pasado 15 de septiembre la Junta Electoral no ha publicado por fin (después de semanas de incertidumbre) la instrucción 7/2001 relativa al procedimiento de acreditación de firmas de apoyo de candidaturas.

La alternativa: avalar en los 20 días siguientes al 26S

¿Y ahora qué? Una vez claras las reglas de juego, falta esperar a que se inicie el periodo de recogida de firmas: a partir del próximo 27 de septiembre, cuando se publique en el BOE la convocatoria oficial de las elecciones generales.

Está claro: si queremos empezar a ver algo más de democracia en nuestro sistema tenemos que votar antes del 20N: durante 20 días a contar a partir del 26 de de septiembre, avalando a algún partido minoritario.  Los partidos que busquen avalista tienen esos días de plazo para conseguir el número mínimo de firmas que necesitan antes de formar sus listas.

Recordad también que avalar no es igual a votar. Pero sí que es una contribución a que haya más pluralismo político. ¿A quién y cómo avalar? Uno de esos partidos sin representación parlamentaria ha creado una herramienta muy útil para aclararse en este berengenal: www.yoavalo.org. De esa manera podemos comprometernos a avalar a una formación política que actualmente no cuente con representación parlamentaria (que se pondrá posteriormente en contacto con el firmante para formalizar el aval). ¡Ojo! Sólo se puede avalar a una formación política, tal y como lo fija el apartado séptimo del artículo quinto de la instrucción 7/2011 de la Junta Electoral Central.

La revolución se expande. Y evoluciona: después de Islandia, Egipto, Túnez, España, Francia, Yemen… le toca el turno a Berlín. Berlin Agora es el nombre que recibe este nuevo hito del movimiento de revitalización de las plazas públicas. Y en cada lugar, una nueva idiosincrasia: Berlin Agora tiene mucho de Gründlichkeit (minuciosidad) alemana.

Berlin Agora es una iniciativa del Radialsystem V (una plataforma cultural que lleva 5 años proporcionándole un lugar al diálogo entre las artes), que bebe claramente de los principios de actuación que se han ido consolidando desde se salió a la calle en todo el estado español a partir del 15M. Por un lado, porque se trata de un foro, un espacio abierto a disposición de todo aquel que tenga propuestas que hacer. Las propuestas deben estar relacionadas con temas actuales, estar relacionadas con Berlín, apartidistas y plurales. Por otro, por el modo en que funciona esta plataforma: a toda aquella persona o colectivo que sienta la motivación de tratar un tema se le cede el espacio del Radialsystem V gratuitamente durante unas determinadas horas para que lo autogestione, organizando él mismo todos los aspectos relacionados con el encuentro que prepare. Hay lugar para todos los modos de discusión: desde la conferencia más clásica hasta el open mike, pasando por el fishbowl, presentaciones de power point, karaoke…

Wir sind das VolkEl objetivo de Berlin Agora es la creación de un Meisterbürger (un ciudadano empoderado) de aquí a las elecciones munincipales del 18 de septiembre. No es una cuestión puramente nominal: de esta manera se quiere entroncar con la rica tradición de democracia de base de la que puede hacer gala Alemania. En el Leipzig y Berlín anterior a 1989 surgió el Mutbürger (el ciudadano del valor), capaz de salir a la calle y reclamar que el pueblo son ellos (“Wir sind das Volk”) en sus Montagsdemonstrationen (manifestaciones de los lunes). Y en Stuttgart nació en noviembre de 2009 el Wutbürger (ciudadano de la rabia) contra el proyecto antiecológico de reforma de la estación de Stuttgart, conectando simbólicamente con las protestas de 1989/1990 al manifestarse también los lunes delante de la estación de Stuttgart. Estos dos movimientos consiguieron, gracias a sus reivindicaciones, provocar que se tomaran decisiones políticas concretas.

Deutsche Gründlichkeit: Berlin Agora es la oferta de un foro que busca no diluirse. O eso parece deducirse del hecho de que se limite temporalmente su existencia: tendrá lugar del 6 de junio al 18 de septiembre, fecha en que se celebrarán los comicios munincipales. Y este hecho es fundamental: el foco de Berlin Agora es Berlín, como su propio nombre indica. De esta manera, Berlin Agora parece demostrar que el carácter abierto de un foro de discusión autogestionado no está reñido con la concreción temporal y de su  ámbito de actuación.

Pero es que Berlin Agora es un proyecto local que destaca también por su carácter ampliamente incluyente: no sólo está abierto a todas las franjas de edad y a todos los ciudadanos de Berlín, independientemente de su nación y condición, sino que cuenta con el apoyo de medios de comunicación locales (tip Berlin e Inforadio) y dos fundaciones radicadas en Berlín minuciosamente escogidas: la Fundación BMW-Herbert Quandt y la Fundación Berlín Futuro, orientadas ambas al fomento del diálogo sobre nuevas formas de organización social y política. De esta manera parece buscarse más la confrontación con las problemáticas concretas de una ciudad como Berlín que entre los diferentes actores y agentes sociales.

De aquí al 18 de septiembre se han organizado ya sesiones en torno al desarrollo urbanístico de Berlín, sobre el futuro de una cultura libre, la multiculturalidad de la ciudad y los nuevos enfoques que esta situación exige… Temas variados que surgen de iniciativas de ciudadanos políticamente maduros: los creadores de Berlin Agora pretenden abrir así un espacio a la construcción democrática de la ciudad desde las bases. Ellos mismos reconocen en sus textos que no saben exactamente a dónde llevará el proyecto. Lo que está claro es que estamos ante el inicio de algo.

Para más información:

Dossier de presentación del proyecto (en alemán)

Berlin-Agora (página web)

Calendario de actividades (en alemán)

Berlin sucht die Superbürger (artículo de la TAZ)

Stunde der Selbstkritik

http://www.taz.de/1/archiv/digitaz/artikel/?ressort=me&dig=2011%2F05%2F26%2Fa0143&cHash=e3ba96d785

SPANIEN Das einstige Boomland ist am Ende. Eine Neugründung muss ähnlich grundlegend sein wie der demokratische Wandel nach der Franco-Diktatur

Das hier ist Demokratie und nicht das, was in Sol passiert!” So lautete einer der Sprüche, die Anhänger der konservativen Volkspartei (Partido Popular, PP) nach ihrem Sieg bei den spanischen Regional- und Kommunalwahlen am vergangenen Sonntag zum Besten gaben. Die Konservativen stellten damit die vermeintliche Überlegenheit der PP, die bei den Kommunalwahlen über 2 Millionen Stimmen mehr als die sozialdemokratische PSOE des amtierenden Präsidenten Zapatero erhielt, gegenüber den Demonstrationen, Besetzungen und Bürgerbewegungen heraus, die spontan am vergangenen 15. Mai mithilfe sozialer Netzwerke entstanden waren: eine Bewegung, die Versammlungen im ganzen Land abhält, deren Herz aber auf dem zentralen Platz Puerta de Sol in Madrid schlägt. Dort werden hunderte über das System empörte Bürger bis zum nächsten Sonntag ausharren – mindestens.

Parteien Teil des Problems

Aber die Wähler der Volkspartei täuschen sich, wenn sie glauben, die konservative Wahlalternative habe tatsächlich Lösungen anzubieten für die zentralen Probleme, mit denen Spanien – wie auch Europa und Deutschland – kämpft. Hauptauslöser der Proteste ist die sich zuspitzende Wirtschaftskrise. Diese Krise hat die offizielle Zahl der Arbeitslosen in Spanien auf über 20 Prozent steigen lassen und zahlreiche produktive Bereiche des Landes zerstört. Es handelt sich um eine Krise des Systems, die zu 45 Prozent Jugendarbeitslosenquote, zu Lohnkürzungen, einer Anhebung des Rentenalters, Beschneidung der ohnehin bescheidenen staatlichen Sozialleistungen sowie zu Wohnungsenteignungen von 300.000 Familien geführt hat. Unterdessen verzeichnen die 35 führenden Firmen des spanischen Aktienindex Ibex Rekordgewinne.

Die Wähler der PP täuschen sich, weil ihre Wahlentscheidung Teil des Problems und nicht der Lösung ist. Die konservative Partei war Träger und Motor jenes Wirtschaftsmodells, das mit der internationalen Finanzspekulation die spanische Wirtschaft an den Rand des Abgrundes gebracht hat. Kennzeichen dieser Krise sind der Boom des Immobiliensektors, die unzureichenden Investitionen in Forschung, Entwicklung und Bildung, die geringe oder ganz fehlende Kontrolle bei der Kreditvergabe sowie die Verschwendung von öffentlichen Geldern für gigantische Bauprojekte. Die PP hat zwar bei den letzten Wahlen gewonnen, und sehr wahrscheinlich wird sie sich dank des Versprechens, Millionen neue Arbeitsplätze zu schaffen, auch bei den kommenden Parlamentswahlen durchsetzen; aber die Konservativen erklären nicht, wie sie das schaffen wollen. Denn an die alten neoliberalen Rezepte glauben sie nicht mal mehr selbst.

Was ist Wohlstand?

Spaniens politisches System und seine Institutionen leiden an einem Demokratiedefizit. Das fängt bei der Korruption an, die die Legitimität vieler gewählter Vertreter in den Gemeinden und den Landesregierungen untergräbt: Auf den geschlossenen Listen der größten Parteien für die Wahlen am vergangenen Sonntag standen mehr als 100 Kandidaten, die in Korruptionsprozesse verwickelt sind. Dazu kommt das aktuelle Wahlgesetz, Produkt der vielgelobten spanischen “Transición” – des Übergangs von der Franco-Diktatur zur Demokratie – und der Verfassung von 1978, die die großen Parteien begünstigt. Vor 40 Jahren brauchte man starke und stabile Regierungen, um den Terrorismus von linken und rechten Gruppierungen zu überstehen. Damals rettete dieses Wahlgesetz vielleicht die Demokratie. Heute erstickt es sie.

Schließlich hat der spanische Staat schlicht über seine Verhältnisse gelebt. Die Verwaltung hat mehr Geld ausgegeben, als da war, und öffentliche Gelder falsch investiert. Aber auch die Bürger haben mehr Schulden gemacht, als sie zurückzahlen können. Es ist die Stunde der Selbstkritik: Die Spanier haben sich auf ein Wirtschaftsmodell eingelassen, das nur eine Illusion von Wohlstand war, das vielmehr – mit Gabriel García Márquez gesprochen – der Chronik eines angekündigten Todes ähnelte. Denn Wohlstand heißt nicht, sich alle vier Jahre ein neues Auto oder auf Kredit völlig überteuerte Apartments zu kaufen; Wohlstand heißt, dass die Menschen würdevoll von ihrer Arbeit leben können, Zugang zu einer erschwinglichen Wohnung sowie zu unverzichtbaren öffentlichen Gütern wie Bildung und Gesundheit haben. Die von den Machthabern in den letzten Jahrzehnten geförderte Konsumgesellschaft hat die Quittung für ihr Verhalten bekommen. Denn jetzt sind es die mittleren und unteren Einkommensschichten, die den Preis für die enorme Verschuldung zahlen müssen.

Neue Transición

Vor Kurzem wurden die Zahlen veröffentlicht: Die spanischen Gemeinden schulden kleinen und mittelständischen Unternehmen, die mehr als 4 Millionen Menschen beschäftigen, 35 Milliarden Euro. Wenn sich die schlimmsten Vorhersagen erfüllen, wird dieser Schuldenberg tausende Firmen in die Insolvenz treiben, was die Arbeitslosenzahlen noch einmal auf ein schwer erträgliches Niveau heben würde. Die beiden großen Parteien haben es bisher in stillem Einvernehmen vermieden, dies im Wahlkampf zu thematisieren. Nur die pessimistischsten Wirtschaftswissenschaftler wagen, eine Arbeitslosenquote von über 30 Prozent vorherzusagen. Erst wenn es so weit ist, werden die Wähler der PP endlich merken, dass ihre Entscheidung ein Fehler war.

Spanien braucht eine neue Demokratie, eine zweite “Transición”. Mit den beiden traditionellen Volksparteien scheint das unmöglich. So erklärt sich die spontane Reaktion von hunderttausenden von Menschen, die auf die Straße gingen, um wahre Demokratie einzufordern. Diese noch außerparlamentarische Opposition sollte Bürger und Politiker zum Nachdenken bringen. Sie müssen ihre Rolle in einer schlechten parlamentarischen Demokratie wie der spanischen überdenken und aktiv am Wandlungsprozess teilnehmen. Bisher weiß noch niemand, welches Ausmaß diese friedliche Revolution annehmen wird, welche Ziele sie erreichen kann. Nur eins ist klar: Spanien wird nie mehr sein wie zuvor. Mit dem 15. Mai hat sich etwas verändert. Für immer. ANDREU JEREZ

Das spanische Wirtschaftsmodell erinnert an García Márquez’ Romantitel “Chronik eines angekündigten Todes”

Andreu Jerez

 lebt seit fünf Jahren in Berlin, wo er als freier Journalist für die spanische Redaktion der Deutschen Welle und andere Medien arbeitet. Er ist Mitglied des Journalisten-Kollektivs Contrast.es und Autor des Blogs Cielobajoberlin.blogspot.com

Me ha llamado mucho atención que de parte de los portavoces de los diferentes partidos políticos (ganadores o perdedores) prácticamente no ha habido referencia al movimiento que se inició el 15 de mayo. Conclusión: no se han querido enterar de las demandas de más participación ciudadana en la política, han seguido con su guerra, no muestran ni sensibilidad ni atención por lo que demanda una buena parte de la ciudadanía del país.

Asimismo, he podido constatar en los distintos medios de información que he estado consultando en los últimos días una información que va desde el desconocimiento/intoxicación informativa al asombro/apoyo decidido. A mí personalmente me interesa mucho entender a aquellas posturas que recelan de este movimiento en el que creo. Se suelen presentar dos argumentos: el movimiento es demasiado heterogéneo como para que cuaje; y no hay propuestas concretas más allá de las que se han estado planteando en foros como el Foro Social Mundial etc. etc.

Creo que el mayor peligro para este movimiento de concienciación política y democrática no es que desalojen o no, sino que acabe en una decepción. Ése sería el peor de los resultados: la disolución de esta esperanza. Por eso creo que hay que ser muy inteligentes y aprovechar el tirón mediático de todo esto (gracias al que sólo posturas extremas manden al carajo todo esto) para conseguir dar pasos concretos, pequeñas victorias. Hay que convencer a los escépticos y recelosos. Hasta ahora se ha contagiado a mucha gente. Pero hay que cuidar que ese contagio se siga produciendo. En mi humilde opinión eso sólo se consigue no con luchas fratricidas, sino pudiendo dar un pequeño golpe, el primero de muchos. Creo que los tiros van por la reforma de la ley electoral. Es algo en lo que está de acuerdo una amplísima mayoría del electorado. Si se trabaja en ello se conseguirán muchas cosas:

  • que la repercusión mediática del movimiento se mantenga viva,
  • que se abran y consoliden canales de comunicación entre las diferentes concentraciones,
  • que no se olvide al trabajar localmente que hay problemas que nos afectan a muchos más y que nos podemos unir para solucionarlos,
  • que demostremos a los que nos ponen en duda que, gracias a nuestra sanísima heterogeneidad podemos conseguir victorias concretas, y
  • que los políticos nos tomen en serio, como una oposición más, extraparlamentaria.

Creo que así mantenemos el foro con vida. Creo que así podemos seguir ilusionando. Creo que así podemos seguir siendo interesantes en el exterior. Creo que así se puede contagiar a los barrios, ciudades, países. Creo que así damos pasos hacia el cambio del sistema que todos deseamos.

Os dejo con un link al programa 59” que se emitió ayer noche y del que se habla del movimiento 15M a partir de 1:15′, más o menos.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/59-segundos/59-segundos-despues-del-22m/1111825/

Transcribo lo que me ha parecido más interesante y sugerente para reflexionar sobre nuestro movimiento.

María Casado – “¿Qué recorrido le ves, Arsenio?”

Arsenio Escolar, 20minutos – “Yo esta semana le veo poco. La semana pasada le veía más. Yo creo que tuvimos… la clase política en general y los medios también en general poca visión cuando surgió todo esto, ¿no? Los descalificamos de una manera o se les descalificó de una manera en mi opinión injusta e inacertada. Están pidiendo cosas… Es gente que está padeciendo mucho la crisis y que está pidiendo una conciencia crítica, una conciencia política en la sociedad. Luego hay de todo: hay quien dice cosas razonables y dice cosas menos razonables. Yo la semana pasada veía que eso iba tomando cuerpo hacia algo de mayor recorrido. Lo que he visto esta semana (en concreto hoy) me da la impresión de que se está diluyendo hacia no sé si la nada o un poquito más que la nada.”

María Casado – “¿Qué deberán hacer para mantener todavía la llama de la actualidad, de estar ahí?

José Antonio Zarzalejos, – “Yo creo (aunque parezca un poco sofisticado o rebuscado) que este movimiento tiene un caldo de cultivo en función del cual ha emergido la acampada aquí y en otras ciudades. Hay elementos que son claramente espontáneos, pero también hay mecanismos organizativos e ideológicos que emparentan este movimiento con los movimientos que se llaman altermundialistas, que nacen del Foro Social Mundial. Y ahí es la impugnación de las instancias financieras y económicas internacionales, el sistema de partidos, la banca, las multinacionales… Y después son muy feraces desde el punto de vista imaginativo, porque… con unos lemas o unas consignas que llegan a los ciudadanos. Y en ese sentido yo creo que en España ese movimiento lo han instalado los señores del 15M. Y creo que tendrá consecuencias. Aunque ahora se diluya.”

María Casado – “Esther.”

Esther L. Palomera, La Razón – “Yo creo que es un movimiento que está integrado por una diversidad de sectores, de gente y… de… franjas generacionales que es muy difícil que concilien todas las reivindicaciones en un manifiesto conjunto. Yo creo que hay peticiones y reivindicaciones muy razonables y otras que no lo son. Hombre, el movimiento ha sorprendido no solamente a los medios de comunicación, también a los partidos y a la sociedad en general porque algunas de las cuestiones que planteaban pues podríamos asumirlas perfectamente muchos de los que estamos aquí. Pero yo creo que una vez pasadas las elecciones, que es cuando los medios de comunicación hemos querido darle la importancia que en otro momento no le dimos, el foco ya no está en la Puerta del Sol y ellos mismos hoy han pedido que se produzca un relevo y que no pueden permanecer sine die ocupando la Puerta del Sol. Por lo tanto, yo no le veo recorrido ninguno. Sí creo que los partidos deberían de tomar nota de alguna de las señales que han emitido desde este movimiento.”

Fernando Ónega, La Vanguardia – “A mí me interesa casi más que la concentración que hubo en la Puerta del Sol y otras plazas, la reacción social que hubo anterior. Y yo he visto mucha solidaridad, escuché muchísimas llamadas de oyentes de la radio animándoles a seguir y creo que han logrado captar la indignación social que había y se ha puesto mucha esperanza en ellos. ¿Qué han demostrado? Que es un movimiento todavía muy verde, que se han empezado a cansar, que en cuanto… que son demasiado variados para que se pueda sacar un cuerpo unificado de doctrina y que en cuanto han empezado a poner en papel lo que serían sus reclamaciones se han perdido un poco. A mí lo último escuchado hoy me ha sonado más que a un movimiento de protesta contra la clase política (que así empezaron y a lo que me adhiero) un movimiento difuso contra la banca. Buscando el control de los bancos, la intervención [se escucha, “claro, claro” de parte de alguno de los contertulios] no sé qué… Y entonces… ahí ya es que se pierde. No es que no esté de acuerdo, pero se pierde.”

Antón Losada, SER – “Tengo la sensación de que no lo acabamos de entender muy bien. Incluso hoy, ¿no? Por ejemplo, hace una semana iban ahí los medios de comunicación e intentaban averiguar para quién pedían el voto… o contra quién pedían el voto: si pedían el voto en blanco; si pedían el voto negro.  Ahora nos interesa o nos estamos preguntando si se van a convertir en algo más… si van a ser un partido… si van a ser un movimiento. Es que yo creo que no va de eso. Yo creo que ellos ya han hecho su función que es sacar hacer patente esa indignación social que puede haber y exigir una respuesta. Yo creo que probablemente les estamos pidiendo algo que no está en la raíz del movimiento. Ellos no aspiran o no aspiraban a convertirse en nada: han sacado…han hecho… hemos visualizado todos un malestar social, que está ahí. Yo creo que ahora a quien le toca contestar es a los que han sido directamente interpelados por ese movimiento. Es decir, qué respuesta van a dar los partidos políticos, qué respuesta van a dar las instituciones; se va a hacer otro uso de la política: ¿va a seguir siendo unidireccional o va a empezar a ser bidireccional?

(…)

Antón Losada, SER – “A mí una de las cosas que más me preocupó de la noche electoral, dejando a parte que ganó mengano perdió… (que está muy bien, que es muy interesante, pero al final de cuentas es problema del que gana y del que pierde) es que, si os fijáis, apenas hubo señales por parte de los portavoces políticos que comparecieron esa noche; señales de haber entendido algo, ¿no? Es decir, la única señal que pudimos oír fue en la acampada esta que hubo en Génova que decían (¿cómo era?): “esto es democracia y no lo de sol”. Claro, si la lectura que se hace es esa… Y a mí lo que más me preocupó es que los interpelados por esa indignación parece que no se dan por aludidos. Y realmente ése es el recorrido que puede haber aquí. A mí lo que me preocupa es que la clase política… parece que no se ha enterado. Y que todo lo que se pide: que se haga otro uso de las redes sociales, que deje a la gente participar más en política… Es decir, que nos pidan algo más que el voto, pues parece que de momento no ha cuajado. En ninguno de los partidos, ¿eh?

Arsenio Escolar, 20 minutos – “La motivación inicial de la primera marcha, la del domingo, que para sorpresa de mucha gente (incluidos todos los medios, ¿eh?) tuvo un éxito bestial en todas las ciudades (…) [es doble]: una, mostrar su indignación (y eso lo hacen muy bien); y dos, lo que ellos dicen: generar una conciencia política en la gente de que hay que afrontar reformas de más profundización democrática. Y ése es el recado que han dejado.

Y el alcalde de Aduna es… nadie

En Aduna (Guipúzcoa) no tienen nueva corporación después de que la mayoría de sus habitantes votara en blanco

PABLO MACHUCA 23/05/2011 – A partir de un artículo de Público

Aduna es un pequeño pueblo guipuzcoano de tan solo 451 habitantes a unos 18 kilómetros de San Sebastián. Situado en una colina sobre el río Oria, Aduna tiene una extensión aproximada de siete kilómetros cuadrados. Sin embargo, lo que no tiene Aduna es una nueva corporación municipal.

La razón de esta ausencia es que el Partido Popular, que era la única formación que se presentaba a las elecciones, no ha logrado el 5% de los votos marcados por ley para poder entrar en un consistorio. Y todo porque de las 300 personas que votaron, 287 lo hicieron en blanco y solo 12 votaron a los conservadores (consulta los resultados).

Ahora, según la Diputación de Guipúzcoa, se mantendrá la actual corporación en funciones durante otros cuatro años porque la ley no contempla el supuesto de que no resulte elegido ningún concejal. “A no ser que motu proprio digan que no quieren seguir”, aseguran fuentes de la Diputación consultadas por Público.es.

El problema es que la actual corporación está formada por miembros de ANV, formación política ilegalizada en septiembre de 2008. Su alcaldesa, Arantza Aburuza, asegura que su intención es seguir. “Tenemos que hablar con la Diputación y con el resto del pueblo para ver lo que hacemos”, asegura la regidora en funciones, que explica que “en su día” formaron parte de ANV, pero que ahora sus cargos son “personales” tras la ilegalización. “No podemos hacer nada en nombre de ANV”.

“Es bastante desastroso”, comenta Javier, un vecino de Aduna. “Bildu ha intentado hacer una candidatura con gente joven, pero tienen vértigo a estar en el Ayuntamiento por falta de experiencia”, explica. Según este vecino, durante las últimas semanas “se ha hecho campaña” a favor del voto en blanco para forzar esta situación. “Había cierto temor de lo que podía ocurrir y al final ha ocurrido”.

La corporación en funciones seguirá cuatro años más

Sin embargo, la alcaldesa asegura que desde el Ayuntamiento no se ha hecho campaña en favor del voto en blanco y que contemplaban como “una posibilidad” que el Partido Popular no obtuviera el 5% necesario.

Desde el PP de Guipúzcoa, la única formación que se presentó, declinan comentar nada sobre el caso de Aduna porque el “la situación está suficientemente liada” en el País Vasco tras los comicios del domingo. Los conservadores recuerdan el caso de Elduaien, donde tampoco pudo formarse un Ayuntamiento, siendo una gestora dependiente de la Diputación la que se encargó de suplir la falta de gobierno. En ese caso, la gestora eligió entre miembros de la localidad.

Sin embargo, desde la Diputación aseguran que los casos de Elduaien y de Aduna son distintos. “En Elduaien se produjo una vacante después de haberse formado la corporación, mientras que en Aduna no ha resultado ningún concejal, por lo que continúa la anterior”, explican. En caso de que la actual corporación decida no seguir, sí será la Diputación la que se haga cargo.

Ya lo cantaba Chicho: “quieren el poder, pero nosotros no”. Y también: “Malditas elecciones, si la voz rebelde se domesticó”.

Ha pasado lo que tenía que pasar. Basta de farsas y de inmovilismo. A las plazas, a hablar con calma, que tenemos todo el futuro por delante.

Dicen los pastores que en todo rebaño hace falta una cabra para que las ovejas se atrevan a pasar por los sitios complicados. Nosotras las cabras ya no nos callamos que nos vienen bien las ovejas para ejercer lo que somos. Salto a salto, propondremos. Con curiosidad y adelantándonos al rebaño. A lo mejor un día ya no hacen falta pastores. No lo sé: lo que ya hemos aprendido es a distinguir las ovejas de las cabras.  Y a ejercer de lo que somos.

La oveja o veja o se deja. La cabra simplemente se cabrea.

Nota: El vídeo se colgó en enero de 2011…