Posts etiquetados ‘Euro’

Lección de anatomía

Publicado: 6 diciembre 2011 en Castellano, Socioeconomía
Etiquetas:, , , , ,

(Variaciones sobre un cuadro de Rembrandt)

Rembrandt, Lección de anatomía del doctor Tulp

De Adriaan Adriaanszoon, alias Aris Kindt, se dice que fue un ladrón extremadamente violento. Robó y apaleó a un hombre en Ámsterdam e hirió gravemente a un guardián de la cárcel de Utrecht. Todo ello le valió una sentencia de muerte: fue ahorcado el 31 de enero de 1631. Su cuerpo fue donado al colegio de cirujanos y de esta manera se convirtió en el objeto de una autopsia pública. Eso sí: pública, pero limitada de hecho a miembros de las clases pudientes de Ámsterdam, que pagaban por ver el espectáculo de la demostración de sabiduría del doctor Tulp a costa del cuerpo de un hombre con una biografía tan violenta…

Rembrandt (in)mortalizó una escena en la que la rigidez del pasmo de los asistentes guarda relación tanto con la rigidez mayestática del doctor Tulp como con la cadavérica del cuerpo yerto del ajusticiado Aris Kindt. Tres tipos de rigidez en un cuadro que aunque escenifica la voluntad analítica de conocer el cuerpo humano, nada impide interpretar, si seguimos a Sebald, que muestra también una relación con los antiguos rituales de expiación. Una interpretación que parece justificada si atendemos al hecho de que, tras el ejercicio público de disección, era costumbre servir una copiosa comida. Una práctica culinaria por lo demás muy extendida en las ceremonias de luto en Europa: el muerto al hoyo…

Pero la comida no es el único vínculo entre ambos ejemplos: ambos vienen precedidos por un análisis previo del cuerpo del muerto; sólo que en el caso de la muerte del ajusticiado no se hace para examinar las causas de su muerte (para eso bastaría con leer su historial delectivo y/o preguntarle al verdugo), sino para entender cómo funciona el cuerpo de las personas aún vivas y/o no ajusticiadas. Si su biografía no puede servir como modelo, que su cuerpo al menos sirva como espejo: un criminal ajusticiado nunca será sujeto (activo); como mucho, objeto (de análisis), porque “cosa juzgada“.

*

A la medicina se le ha reprochado muchas veces, como en la Viena de finales del XIX, que es capaz de explicar casi siempre las causas de una muerte, pero que muchas veces (quizá demasiadas) no puede contribuir a evitarla.  Lo mismo podría decirse, quizá, de la política en el caso de Aris Kindt: se sabe con certeza (también, sin duda, gracias a Rembrandt) lo que le llevó a tener que morir en la horca; pero probablemente se desconozca cómo haber conseguido evitar llegar a ese extremo. Afortunadamente, dirán algunos: porque si tantos Aris Kindts no hubieran cometido sus crímenes, no conoceríamos nuestro cuerpo como decimos conocerlo hoy en día; ni tendríamos una pintura como la de Rembradt y su magistral ejecución de la umbra mortis; ni estaríamos escribiendo esta entrada.

Pero Adriaan Adriaanszoon no es el único culpable de esta entrada. También lo son (eso dicen) los países de la periferia europea: sus cuerpos económicos yacen ahora sobre la mesa de disección del irritado doctor Mercado y del Eje Mercozy como los de unos ajusticiados más. Aunque, eso sí, los PIGS son curiosamente (al decir de muchos) culpables; pero también las víctimas (al sufrir de tantos). Su disección podría servir a lo mejor para ver cómo no funciona la Europa del Euro; pero lo único seguro por el momento es que el cuerpo sobre la mesa de disección de los mercados de deuda sirve de espejo: cada uno de los actores de este drama se retrata en él a costa de los otros. Quizá para no verse obligados a tener que admitir que los supuestos culpables son más bien víctimas. Una vez más vemos que, como en el caso de la medicina, lo único cierto es el resultado de la autopsia pero no los beneficios del tratamiento que impone el diagnóstico.

*

Pongamos por caso que el anatomista que disecciona fuera, además, el inductor al delito por culpa del que yace ahora muerto el cuerpo y encima el juez que hubiera dictado la pena de muerte sobre ese cuerpo que ahora analiza, escalpelo en mano. En ese caso nos encontraríamos ante un ejemplo parecido al escándalo que está teniendo lugar ahora en Europa: Mario Draghi (actual presidente del Banco Central Europeo) y Lucas Papademos (actual dictador al cargo de Grecia, homólogo del actual duce italiano, Mario Monti) han tenido que ver en mayor o menor medida con el ocultamiento del verdadero estado de las cuentas griegas.

Se le pueden poner muchos nombres a esta maniobra. Nos decantamos por colonialismo. Porque en este claro caso de desviación y acumulación de poder a costa de la soberanía de los habitantes de un país, sigue vigente la nítida diferencia entre el que está muerto y el (o los) que aún sigue(n) con vida: viven y diseccionan los que tienen soberanía financiera (los que consiguen dinero pagando pocos intereses) y están muertos los que tienen que realizar, a marchas forzadas, recortes obligados en el estado del bienestar de sus ciudadanos y vender lo que tienen para pagar. Y mientras los primeros no comprometen su independencia económica, tecnológica e industrial, a los segundos se les convierte en cada vez más dependientes. Una sutil reinvención del colonialismo, aunque esta vez no es África la repartida en una conferencia (también) en Berlín, sino el bienestar de la periferia de la Desunión Europea.

*

Resulta, si no paradójico, sí al menos curioso contemplar el espectáculo de la demostración de sabiduría de unas instituciones que sólo son capaces de augurar el futuro económico sobre la base de fracasos pasados. Y, por extraño que parezca, el historial de errores pasados parece legitimar la validez de las predicciones que les siguen. Claro está que la culpa no la tiene el que habla, sino el que se cree lo que éste dice. Tan claro como que una de las principales ventajas del corporativismo (tal y como hoy se le entiende) es que la responsabilidad se diluye; como ahora, en Europa, donde las víctimas de unas políticas procíclicas y favorecedoras de la creación de burbujas son los que deben expiar los errores sistémicos del modelo. Qué irónico que “corporativismo” venga de “cuerpo”, la misma palabra que sirve para nombrar el objeto ajusticiado de la disección del doctor Tulp, que atendía en vida y obra al nombre de Aris Kindt, de infausto recuerdo.

Y hablando de responsabilidad: después de lo dicho, no podemos evitar hacernos una pregunta: ¿puede un cadáver seccionado levantarse de la mesa de disección y pasar a ser anatomista? Algo así parecen pretender las “nuevas” fuerzas que gobiernan en España. ¿No es una actitud no sólo no realista, sino además irresponsable? Porque, ¿cuándo se ha visto que el alumno castigado dé lecciones al profesor que lo amonestó? Además, la rigidez cadavérica da poco margen a la maniobra. Con estos mimbres, con este rigor mortis, es difícil estar “en primera línea”, si no es para convertirse en convidado de piedra. Probablemente sea más sensato ser consciente que lo que somos es espejo, que Europa (empezando por Alemania) debería tomar buena nota de que los errores cometidos para favorecer las exportaciones del núcleo duro (el eje franco-alemán) han contribuido a la creación de unas burbujas que no sólo se están llevando por delante al euro. Dejar de huir hacia adelante, por tanto, y quedarse pasmado el tiempo necesario (no el dictado por los mercados) ante la lección de anatomía, antes de que no quede cuerpo ya del que aprender a gobernar para la ciudadanía.

*

Lección de anatomía: en Europa quizá todos sean Adriaan Adriaanszoon pero pretenden ser el Dr. Tulp.

Anuncios

Ja, es ist immer das alte Lied. Juli 1933, Dänemark: Hanns Eisler und Bertolt Brecht komponieren dieses Lied zusammen. Heutzutage kann man es noch singen und man ist immer noch aktuell. Bitter, aber wahr.

Traducimos aquí la entrevista a Peter Bofinger, uno de los cinco miembros del “Consejo alemán de expertos económicos” (o Sachverständigenrat zur Begutachtung der gesamtwirtschaftlichen Entwicklung), sobre la debacle electoral del partido liberal alemán, la FDP. Bofinger es el único defensor de políticas económicas neokeynesianas presente en este órgano asesor del Gobierno y el Parlamento alemanes y en esta entrevista apunta algunos aspectos de la política económica que está poniendo en jaque a Europa como proyecto y a la igualdad social tanto europea como alemana. Las medidas que respalda la FDP forman parte de esas que “ya se han tomado en Alemania” y que algunos intentan presentar ahora en España como la solución a nuestros problemas nacionales, sin hablar, claro, del aumento de la desigualdad social y el estancamiento de la economía real que podrían provocar.

Artículo original: “Die FDP hat mit Feuer gespielt”

——

El sabio de la economía Peter Bofinger es de todo menos cómodo. Después de su fracaso electoral de la FDP en Berlín, Bofinger le lee la cartilla: los liberales defienden la salvación del estado siguiendo el patrón de actuación de un ama de casa; pero no saben de verdad lo que es la economía política.

 Entrevista: Frederik Obermaier

Peter Bofinger

Peter Bofinger (sueddeutsche.de - AP)

sueddeutsche.de: Señor Bofinger, la FDP es el gran perdedor de las elecciones en Berlín, y eso que pidieron de forma estridente la quiebra de Grecia. ¿Su mensaje no caló en el electorado?

Peter Bofinger: La FDP ha jugado con fuego.  Pedir sólo la declaración de insolvencia sin proponer nada suponía correr un gran riesgo y cometer un error de base. Mucho más razonable habría sido una reducción ordenada de la deuda. Un recorte de la deuda sólo es defendible si paralelamente se busca evitar, por medio de los Eurobonos, el efecto de contagio a otros países. La alternativa sería querer reformar un edificio tirando una pared maestra: sin amplias medidas protección el sistema se podría venir abajo.

sueddeutsche.de: Una empresa tiene que declarar suspensión de pagos cuando ha quebrado.  ¿Por qué fue un error que el líder de la FDP Rösler haya propuesto lo mismo en el caso de Grecia?

Bofinger: No han pasado ni dos meses desde que los estados de la Unión acordaron un rescate a Grecia. Y ahora viene el vicecanciller alemán y vuelve a replantearse el tema. Europa está actualmente en una situación límite en la que la cuestión ya no se reduce a un debate académico sino que se trata de dar con el tratamiento de cuidados intensivos correcto.

sueddeutsche.de: Pero lo cierto es que los liberales obtuvieron el apoyo de 16 destacados catedráticos de economía, colegas suyos, vaya…

Bofinger: No es lo mismo hablar como vicecanciller o como catedrático de universidad.

sueddeutsche.de: Pero sí que se trata de expertos reputadísimos, como Hans-Werner Sinn, que argumentan en la misma línea que los liberales. ¿Dónde está el error en los planes para Grecia de la FDP?

Bofinger: En Alemania se pasa completamente por alto que no hay un país en el que se hayan realizado de forma masiva tantas medidas de ajuste en tan poco tiempo. Es decir, el debate actual en Alemania no viene a cuento. No es que los griegos estén ahorrando demasiado poco, es que se están dejando la vida en los recortes.

sueddeutsche.de: Pero los de la FDP parecen ver las cosas de otra manera.

Bofinger: Sus parroquianos piensan que el ahorro en la economía nacional es como el de un ama de casa. Si a ésta no le salen las cuentas, la familia tendrá que gastar menos. Algo que funciona porque el nivel de ingresos sigue siendo constante, porque éste no se reduce si la familia ahorra. Pero si en la economía nacional se reduce drásticamente el nivel de gasto, la coyuntura se va al traste y baja el nivel de recaudación vía impuestos. El FMI previó en abril de 2010 una contracción del 1,1% de la economía griega, en el pronóstico de septiembre de 2010 ya era del 2,6% y en abril de 2011 el FMI contaba con una recesión del 3,0%. Ahora mismo se cifra el decrecimiento en un 5,0%. Si en esta situación uno de cada diez funcionarios tiene que ser despedido, el daño no hará más que aumentar.

sueddeutsche.de: Pero a la FDP se la ha visto durante mucho tiempo como el partido más competente en temas económicos. ¿Un error de percepción?

Bofinger: ¿Se puede considerar competente a un partido que en la fase con menor presión fiscal sobre la renta de toda la postguerra alemana sigue manteniendo la bajada de impuestos como el punto principal de su programa electoral? Por eso me alegré que, en 2009, los liberales entraran a formar parte del gobierno.

sueddeutsche.de: ¿Usted, que simpatiza con la SPD, se alegró de que los liberales llegaran al poder?

Bofinger: Sí, porque estaba bastante seguro de que a todo el mundo le iba a quedar claro lo incompetente que es este partido. Y el tiempo me ha dado la razón. Cuando todo el mundo se dio cuenta de que no había ya dinero suficiente para llevar a cabo la bajada de impuestos que pretendía la FDP, implosionó.

sueddeutsche.de: Últimamente, junto a la bajada de los impuestos, la FDP ha descubierto para sí un papel en la salvación de Europa. En su página web, los liberales se llaman a sí mismos “Partido de Europa” (“Europa-Partei”).

Bofinger: “Partido anti-Europa” sería más acertado.

sueddeutsche.de: ¿Por qué?

Bofinger: Si Grecia no recibe más dinero, el país entero se desmoronará. Tendría que salir del euro, lo que conllevaría unas consecuencias económicas y políticas enormes para el resto de la eurozona. Si los efectos se contagian a Italia, en ese momento, como tarde, tendremos un problema también aquí, en Alemania. Todo ello nos costaría mucho más que los que nos puede llegar a costar mantener el sistema con vida. Pero esto es algo que a la FDP desgraciadamente se le olvida.