Posts etiquetados ‘Felip Puig’

http://www.rtve.es/alacarta/audios/asuntos-propios/asuntos-propios-wyoming-cano-sobre-violencia-15m/1131340/

Anuncios
  • La juez sólo ha acordado tramitar, y como falta, media docena de las denuncias
  • El tripartito aprobó un decreto que obliga a los Mossos a estar identificados
  • Puig respondió que la identificación quedaba tapada por el chaleco antitrauma

Efe | Barcelona

Actualizado martes 31/05/2011 19:19 horas

La falta de identificación de los mossos d’esquadra antidisturbios, pese a la orden que les obliga a llevar su número de TIP, impide a la justicia llegar hasta el fondo de las investigaciones sobre violencia policial en la mayoría de casos de cargas contra manifestantes.

La intervención de los Mossos d’Esquadra del pasado viernes en la plaza de Catalunya de Barcelona ha desembocado en al menos una quincena de denuncias en el juzgado, pero correrán la misma suerte que históricamente lo han hecho las causas abiertas por actuaciones policiales y previsiblemente serán archivadas, según han apuntado fuentes judiciales consultadas por Efe.

De hecho, de las denuncias que el pasado sábado se presentaron ante el juzgado de instrucción número 8 de Barcelona, que estaba de guardia, la juez sólo ha acordado tramitar, y como falta, media docena que iban acompañadas de partes de lesiones.

El resto de las denuncias, interpuestas por personas no lesionadas en las cargas que pedían una investigación sobre la actuación policial y la devolución de las pertenencias requisadas en la plaza, han sido archivadas provisionalmente por la juez al no existir perjudicados directos, han informado a Efe fuentes judiciales.

Las pocas causas que seguirán adelante por las lesiones causadas por los Mossos d’Esquadra, coinciden las fuentes consultadas por Efe, acabarán siendo archivadas con toda probabilidad por falta de autor conocido, dado que en derecho penal las causas sólo pueden prosperar contra personas físicas y no contra instituciones o entes jurídicos.

Además, según las mismas fuentes, las agresiones de las fuerzas de seguridad deben ser investigadas en el ámbito judicial de forma aislada, lo que diluye las responsabilidades en la planificación de la intervención policial, que finalmente acaba siendo cuestionada sólo en el terreno político.

Ya ocurrió con las cargas a los ‘antiBolonia’ de 2009

De hecho, las decenas de denuncias presentadas por los estudiantes afectados por las cargas durante las manifestaciones ‘antiBolonia’ de marzo de 2009 acabaron siendo archivadas por ese mismo motivo, igual que en la mayoría de movilizaciones que acaban en violencia policial.

En el mejor de los casos, los jueces instructores ordenan a la policía facilitar la identidad de los agentes que integran el dispositivo antidisturbios, pero el gran número de policías que suelen componer ese tipo de despliegues -350 en el caso del pasado viernes- impide llegar a mayores concreciones.

Fue durante la etapa del gobierno tripartito cuando se aprobó, el 4 de noviembre de 2008, un decreto del gobierno catalán que obligaba por primera vez a todos los agentes de los Mossos d’Esquadra, a excepción de los que visten de gala, a llevar su número de identificación profesional (TIP) en un lugar visible de su uniforme.

Esta medida, que entró en vigor el 12 de mayo de 2008 y que respondía a una demanda histórica de las plataformas sociales en defensa de los derechos humanos, fue adoptada con el objetivo de “profundizar en la voluntad de facilitar a los ciudadanos el ejercicio del derecho a poder identificar en todo momento a los policías”.

No obstante, esta medida nunca ha tenido efectos reales en las unidades antidisturbios –ni antes con el conseller Joan Saura ni ahora con Felip Puig-, porque los agentes de la brigada móvil sí que llevan su identificación, pero ésta queda tapada por los chalecos antitrauma.

De hecho, Saura estuvo más de dos años buscando fórmulas -se barajó por ejemplo instalar un velcro en los chalecos- aunque finalmente abandonó el cargo sabiendo que el decreto que había impulsado dos años antes seguía sin cumplirse.

El propio conseller Puig, al ser preguntado por la falta de identificación de los agentes -que también está investigando el Síndic de Greuges-, afirmó el pasado viernes que los agentes sí que iban identificados pero que su TIP no era visible porque quedaba tapado por el chaleco antitrauma.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/31/barcelona/1306857495.html

http://actuable.es/peticiones/exige-los-antidisturbios-vayan-identificados

Excusas. Como sabemos ya muchos, Felip Puig ordenó el violento desmantelamiento de la acampada de la Plaza de Cataluña de Barcelona sobre la base de dos argumentos: la salubridad y el peligro que suponían las estructuras y el equipamiento de la acampada (las bombonas son el ejemplo que más subrayó en la rueda de prensa del viernes). Una burda manipulación del interés general y una actuación desproporcionada de los Mossos para limitar el derecho fundamental de reunión, que ha sido criticada hasta por colectivos tan “sospechosos” como la Unión de Oficiales de la Guardia Civil.

La ocupación de plazas ha sido una de las acciones que más visibilidad ha dado al movimiento de protesta y reivindicación de una sociedad más justa y democrática en esta primera fase. No la única: el medio de la plaza pública comparte su protagonismo con la red. Ambas son caras de la misma moneda, ambas son generadoras del caldo de cultivo del que ha surgido el movimiento de protesta. La red tiene la virtud de conectar lo distante, dinamizar la difusión de contenidos, la coordinación de las acciones a un nivel más global… La plaza contribuye a dar una visibilidad democrática al movimiento, posibilita el diálogo vivo y personal, dinamiza la concienciación y autogestión local y ciudadana… Son dos puntales inseparables de un mismo movimiento. Porque tanto lo que se haga contra el carácter público de la plaza como contra la libertad en internet afecta a este movimiento de concienciación y reivindicación ciudadana. Prueba de ello es la llamada a una “civilización” de internet que hizo Sarkozy en el eG8 Forum de París, que curiosamente ocurre en la misma semana en que Puig ordena de forma políticamente miope el desmantelamiento violento en Barcelona.

Excusas. Eso son en el fondo los argumentos aducidos por Sarkozy para justificar una mayor intervención del poder en Internet. Excusas y recurso al miedo: de la misma manera que Puig se apoya en el riesgo que comporta una concentración cívica para la salud pública y para el desarrollo normalizado de las violentas celebraciones de la victoria de un equipo de fútbol, Sarkozy (y otros) echan mano de la pedofilia, la privacidad y los derechos de autor para justificar la imposición de restricciones al actual funcionamiento de internet. Todo ello, además, en un contexto (el eG8 Forum) en el que se alaba la importancia económica de internet para los países del G8.

Los modos de argumentar tanto de Puig como de Sarkozy no difieren más que en la falta de tacto del primero. Pero en el fondo vienen a transmitir lo mismo: tanto internet como la plaza interesan al poder en tanto que son beneficiosos económicamente. Pero dejan de interesar en el momento en que son factores de crítica y medios de difusión de contenidos y propuestas. Por eso se recurre a la pulsión vía el miedo, a señalar la falta de seguridad, para limitar su uso a aquello que resulta económicamente rentable. Mientras nos sigan produciendo miedo sus advertencias, tendremos más de lo mismo: falta de regulación de lo económico y limitación de lo público. Los riesgos a los que apuntan, no son más que producto de su miedo al medio público, libre y democrático. De nuestro valor y sentido de la responsabilidad dependerá que sigamos lo suficientemente despiertos como para que sean ellos los que sigan teniendo miedo al medio.


[vimeo 24350819]