Posts etiquetados ‘Rescate’

En un claro ejemplo de incumplimiento del principio de transparencia que Rajoy había prometido seguir en su discurso de investidura, el Gobierno ha aprobado una modificación del límite de los avales concedibles por el Estado sin mencionarla en la rueda de prensa. Esta modificación es, en realidad, un rescate encubierto, porque supone un respaldo económico de vigencia indefinida al sistema financiero a cargo de la deuda pública. Entre otros, se establece el aval a operaciones de titulización de activos (como las de las hipotecas subprime), eliminando las limitaciones que había establecido el anterior ejecutivo. Parece que se consolida el principio de socialización de las pérdidas y privatización de los beneficios.

Después de las últimas medidas adoptadas por el nuevo Consejo de Ministros, el déficit del Estado es más público que nunca. No sólo porque se ha preferido subir el impuesto a las rentas de la clase media (que es la que verdaramente paga el IRPF) en vez de, por ejemplo, establecer medidas para combatir el fraude fiscaleliminar privilegios fiscales como el de las sociedades de inversión con gravamen de tipo reducido (1%) -las SICAVs-, o de poner la tributación por rentas de capital al mismo nivel que la tributación por rentas de trabajo (actualmente si ingresamos 100.000 en dividendos pagamos 21.000 de impuestos; pero si los 100.000 los ingresamos en nuestra nómina, pagamos 40.000). No sólo por eso: con una nocturnidad comparable a la que caracterizó a la forma en que se hizo la última reforma constitucional, se ha ampliado de forma alarmante el respaldo público a las operaciones de capital: el límite de los avales que el Estado puede conceder ha aumentado  en más de un 263%; y con la modificación este aval se destina exclusivamente al sector financiero (a entidades financieras y afondos de titulación  de activos). Una medida completamente contrapuesta al objetivo de austeridad que el nuevo Gobierno afirma perseguir, porque se hace a cargo de la deuda pública, con el consiguiente aumento de los gastos corrientes de futuros ejercicios, lo que llevará a que el gasto público en beneficio de la ciudadanía se verá aún más constreñido en el futuro: ésta será la herencia que dejará el gobierno de Rajoy.

Rescate encubierto

Esta privatización del respaldo público está también en el “decretazo” del viernes (el Real Decreto-ley 20/2011). En la Disposición Final decimoséptima (pág. 64 del BOE núm. 315 del 31 de diciembre de 2011) se establece una modificación del artículo 49 de la Ley 39/2010 de  Presupuestos Generales del Estado para 2011, relativo al importe de los avales del Estado, con las siguientes variaciones:

  • Modificación de la regulación de los avales concedibles por el Estado - RD 20-2011Se aumenta en un 227% el límite de los avales concedibles por el Estado, pasando de un límite máximo de 59.900.000 a 196.043.560.
  • En el caso del artículo original estos avales no estaban destinados al sector financiero, sino a navieras radicadas en España, a empresas dedicadas al desarrollo del coche eléctrico y al Fondo de Titulación del Déficit del Sistema Eléctrico. Pero ahora el aval del Estado se destina exclusivamente al sector financiero: al Fondo Europeo de Estabilización Financiera (92.000 millones de €) bancos (100.000 millones de €) y a fondos de titulación de activos (3.000 millones de €).  Es decir: estamos ante un rescate encubierto.
  • La vigencia del artículo original estaba limitada al ejercicio de 2011; en el texto modificado el único límite establecido es el de la entrada en vigor (1 de enero de 2012), estableciéndose que su vigencia será indefinida. Es decir, con esta maniobra de dudosa legalidad (modificando un texto legal de duración limitada de manera que sea aplicable en cualquier ejercicio a partir del 1 de enero de 2012) se consolida el principio de socialización de las deudas y privatización de los beneficios.
  • En el apartado c) del punto segundo se introduce la posibilidad de avalar con un límite de 3.000 millones de euros, fondos de titulización de activos, es decir sociedades ad hoc creadas para repartir los riesgos de impago de ciertas operaciones financieras y utilizadas por las entidades financieras como una fuente alternativa de financiación. Este aval ya estaba previsto en los presupuestos para 2011 pero en el artículo siguiente (el 50) y con un catálogo de limitaciones (50% del saldo vivo destinado a PYMES, dimensión limitada del fondo…). Con la modificación aprobada, sólo se establece (sin límite alguno) la posibilidad del aval estatal a este instrumento con el que las entidades financieras traspasan los riesgos asociados a ciertas operaciones, un mecanismo financiero que fue la causa de la crisis de las subprime, el origen de la actual crisis.

Promoción de la especulación

La conclusión es clara: vía austeridad, la intervención del Estado en la sociedad y la economía debe reducirse. Pero a la vez se utiliza para promover operaciones de capital destinadas a operaciones de especulación (en vez de promover decididamente una renovación del sistema productivo que genere mayor estabilidad laboral). Es decir, el mensaje que está enviando el nuevo Gobierno está claro: el Estado no sólo debe reducirse, sino que no debe limitar la economía especulativa; más bien todo lo contrario, promoverla. Lo sangrante del tema es que estos avales los pagaremos todos vía IRPF, un impuesto que se ha subido en el mismo Real Decreto en el que se establece este aval al sector financiero. ¿No habría sido más justo y beneficioso para todos proponer una reforma a fondo del Instituto de Crédito Oficial para otorgar financiación a particulares y PYMEs con criterios distintos a los que seguiría una entidad financiera (obligada a repartir beneficios entre sus accionistas)?

También en este blog:

Referencias

Legales

Documentación

Anuncios

Traducimos aquí la entrevista a Peter Bofinger, uno de los cinco miembros del “Consejo alemán de expertos económicos” (o Sachverständigenrat zur Begutachtung der gesamtwirtschaftlichen Entwicklung), sobre la debacle electoral del partido liberal alemán, la FDP. Bofinger es el único defensor de políticas económicas neokeynesianas presente en este órgano asesor del Gobierno y el Parlamento alemanes y en esta entrevista apunta algunos aspectos de la política económica que está poniendo en jaque a Europa como proyecto y a la igualdad social tanto europea como alemana. Las medidas que respalda la FDP forman parte de esas que “ya se han tomado en Alemania” y que algunos intentan presentar ahora en España como la solución a nuestros problemas nacionales, sin hablar, claro, del aumento de la desigualdad social y el estancamiento de la economía real que podrían provocar.

Artículo original: “Die FDP hat mit Feuer gespielt”

——

El sabio de la economía Peter Bofinger es de todo menos cómodo. Después de su fracaso electoral de la FDP en Berlín, Bofinger le lee la cartilla: los liberales defienden la salvación del estado siguiendo el patrón de actuación de un ama de casa; pero no saben de verdad lo que es la economía política.

 Entrevista: Frederik Obermaier

Peter Bofinger

Peter Bofinger (sueddeutsche.de - AP)

sueddeutsche.de: Señor Bofinger, la FDP es el gran perdedor de las elecciones en Berlín, y eso que pidieron de forma estridente la quiebra de Grecia. ¿Su mensaje no caló en el electorado?

Peter Bofinger: La FDP ha jugado con fuego.  Pedir sólo la declaración de insolvencia sin proponer nada suponía correr un gran riesgo y cometer un error de base. Mucho más razonable habría sido una reducción ordenada de la deuda. Un recorte de la deuda sólo es defendible si paralelamente se busca evitar, por medio de los Eurobonos, el efecto de contagio a otros países. La alternativa sería querer reformar un edificio tirando una pared maestra: sin amplias medidas protección el sistema se podría venir abajo.

sueddeutsche.de: Una empresa tiene que declarar suspensión de pagos cuando ha quebrado.  ¿Por qué fue un error que el líder de la FDP Rösler haya propuesto lo mismo en el caso de Grecia?

Bofinger: No han pasado ni dos meses desde que los estados de la Unión acordaron un rescate a Grecia. Y ahora viene el vicecanciller alemán y vuelve a replantearse el tema. Europa está actualmente en una situación límite en la que la cuestión ya no se reduce a un debate académico sino que se trata de dar con el tratamiento de cuidados intensivos correcto.

sueddeutsche.de: Pero lo cierto es que los liberales obtuvieron el apoyo de 16 destacados catedráticos de economía, colegas suyos, vaya…

Bofinger: No es lo mismo hablar como vicecanciller o como catedrático de universidad.

sueddeutsche.de: Pero sí que se trata de expertos reputadísimos, como Hans-Werner Sinn, que argumentan en la misma línea que los liberales. ¿Dónde está el error en los planes para Grecia de la FDP?

Bofinger: En Alemania se pasa completamente por alto que no hay un país en el que se hayan realizado de forma masiva tantas medidas de ajuste en tan poco tiempo. Es decir, el debate actual en Alemania no viene a cuento. No es que los griegos estén ahorrando demasiado poco, es que se están dejando la vida en los recortes.

sueddeutsche.de: Pero los de la FDP parecen ver las cosas de otra manera.

Bofinger: Sus parroquianos piensan que el ahorro en la economía nacional es como el de un ama de casa. Si a ésta no le salen las cuentas, la familia tendrá que gastar menos. Algo que funciona porque el nivel de ingresos sigue siendo constante, porque éste no se reduce si la familia ahorra. Pero si en la economía nacional se reduce drásticamente el nivel de gasto, la coyuntura se va al traste y baja el nivel de recaudación vía impuestos. El FMI previó en abril de 2010 una contracción del 1,1% de la economía griega, en el pronóstico de septiembre de 2010 ya era del 2,6% y en abril de 2011 el FMI contaba con una recesión del 3,0%. Ahora mismo se cifra el decrecimiento en un 5,0%. Si en esta situación uno de cada diez funcionarios tiene que ser despedido, el daño no hará más que aumentar.

sueddeutsche.de: Pero a la FDP se la ha visto durante mucho tiempo como el partido más competente en temas económicos. ¿Un error de percepción?

Bofinger: ¿Se puede considerar competente a un partido que en la fase con menor presión fiscal sobre la renta de toda la postguerra alemana sigue manteniendo la bajada de impuestos como el punto principal de su programa electoral? Por eso me alegré que, en 2009, los liberales entraran a formar parte del gobierno.

sueddeutsche.de: ¿Usted, que simpatiza con la SPD, se alegró de que los liberales llegaran al poder?

Bofinger: Sí, porque estaba bastante seguro de que a todo el mundo le iba a quedar claro lo incompetente que es este partido. Y el tiempo me ha dado la razón. Cuando todo el mundo se dio cuenta de que no había ya dinero suficiente para llevar a cabo la bajada de impuestos que pretendía la FDP, implosionó.

sueddeutsche.de: Últimamente, junto a la bajada de los impuestos, la FDP ha descubierto para sí un papel en la salvación de Europa. En su página web, los liberales se llaman a sí mismos “Partido de Europa” (“Europa-Partei”).

Bofinger: “Partido anti-Europa” sería más acertado.

sueddeutsche.de: ¿Por qué?

Bofinger: Si Grecia no recibe más dinero, el país entero se desmoronará. Tendría que salir del euro, lo que conllevaría unas consecuencias económicas y políticas enormes para el resto de la eurozona. Si los efectos se contagian a Italia, en ese momento, como tarde, tendremos un problema también aquí, en Alemania. Todo ello nos costaría mucho más que los que nos puede llegar a costar mantener el sistema con vida. Pero esto es algo que a la FDP desgraciadamente se le olvida.

Más sobre el tema: Occupy Hamburg meets Ackermann

Programa: Monitor – 16.6.2011.

Versión en castellano:

Monika Wagener: “A día de hoy, un kilo y medio de mantequilla cuesta en Grecia 5,- €, mientras que muchos empleados no cobran su salario desde hace meses. Y hay que seguir ahorrando mucho más. Alemania y la Unión Europea debaten entre tanto sobre la conveniencia de conceder ayudas adicionales por valor de miles de millones. Sólo algunos pocos han conseguido conducir el barco a buen puerto, al parecer en silencio y en secreto: los bancos y las empresas aseguradoras alemanas. Diciendo: ¿cómo no vamos a comprometernos también? Razón no les falta. Pero merece la pena echar un vistazo entre bambalinas. Las apariencias engañan: ¿qué película vemos, la que cuenta o la que se nos cuenta?.”

Como en el cine. Sobre la pantalla, una tragedia, bien visible para todo el mundo. El hundimiento de un país entreo: Grecia. Bancarrota, protestas, crisis de gobierno. Nuestro estado de bienestar en peligro de contagio. En peligro: la estabilidad de Europa y el Euro. No se puede dejar de ayudar.

Wolfgang Schäuble: “Tenemos la responsabilidad de liderar Europa, tenemos la responsabilidad de liderar Europa.“

Pero a espaldas del público se proyecta una película bien distinta. En ella se trata de cifras, balances, el dinero de los bancos y de las aseguradoras. Se trata ahí de política y de un plan: cómo se traslada el riesgo de bancarrota de Grecia de los bancos al contribuyente, un juego calculado, hecho a base de tiempo. En esta película es el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble el que juega un papel determinante.

Wolfgang Schäuble: “La situación en Grecia, y por tanto de Europa, es grave.”

Y una persona participa en la redacción del guión: el director de la Deutsche Bank, Ackermann, con la vista siempre puesta en porcentajes de beneficios de dos cifras para su banco.

Josef Ackermann: “Si una casa se está quemando, entonces no merece la pena iniciar un largo debate sobre los fallos en la construcción del edificio, sino que lo que hay que hacer es apagar el incendio. “

El fuego se combate a poder ser con dinero público. Los datos: los bancos y las empresas aseguradoras le han prestado a Grecia dinero a interés alto para equilibrar el déficit en las cuentas del Estado. Unos 300 mil millones. El estado griego garantizaba el pago de la deuda. Desde mayo de 2010 esta garantía ha dejado de tener valor. Grecia está en suspensión de pagos. Por eso tuvieron que entrar en el juego los contribuyentes europeos, constituyéndose un paquete de ayuda de 110.000 millones de euros. Para que el gobierno griego pudiera seguir pagando año tras años los intereses y la deuda a bancos y aseguradoras. Todo ese dinero no basta, y ahora hay que volver a inyectar 100.000 millones adicionales. Hasta ahora no hay más que figurantes en este juego millonario – los parlamentarios del Bundestag alemán. Más dinero de los impuestos para Grecia, muchos parlamentarios del grupo en el Gobierno amenazan al Ministro de Finanzas con no seguir sus dictados, por ejemplo el diputado de la CDU Willsch.

Klaus Peter Willsch, parlamentario del Bundestag, CDU/CSU (cristiano-demócrata): “Lo importante es que acabemos con esto de una vez por todas. No tiene ningún sentido que lo andemos postponiendo año tras año. Lo único que conseguimos con ello es que nos salga más caro. “

Frank Schäffler, parlamentario del Bundestag, FDP (liberales): “En realidad pervertimos la economía de mercado si hacemos que los contribuyentes carguen con todo.“

¿Habrá próximamente un enfrentamiento en el parlamento alemán? A todas luces habría una derrota de votarse las medidas. El ministro de Finanzas quiere evitarla a toda costa. Necesita una idea, una idea vendible a la opinión pública. Su propuesta: los bancos tienen que pagar también, al menos una parte. Es lo que está reflejado en un documento confidencial del gobierno, redactado en inglés para los ministros europeos: extended maturities 7 years, una prolongación del plazo de vencimiento de siete años, voluntaria. Una suave reestructuración de la deuda a la que los acreedores no se oponen, contribuyendo a salvar miles de millones.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas, CDU, el 10.06.2011: “Un mensaje claro a todos: no se puede traspasar las pérdidas propias al contribuyente.“

Es evidente que esta propuesta se la han redactado al ministro expertos de la Deutsche Bank, presidida por Josef Ackermann. Quiere evitar a toda costa un recorte de la deuda, por el que Grecia sería librada de una gran parte de su deuda. Eso sería perjudicial para el negocio. Quiere más dinero de los contribyentes y restructurar la deuda suavemente con participaciónde los bancos. Eso es lo que pone en este documento del banco, que lleva por título “Proposal for (…) burden sharing without haircuts”. Una propuesta de repartir los costes sin un recorte radcal de la deuda. Los parecidos con el documento de Schäuble son chocantes. La Deutsche Bank también propone un prolongación de siete años del plazo de vencimiento, que los bancos contribuyan de forma voluntaria a una reestructuración de la deuda. Las tres propuestas sobre cómo habría de implementarse esta medida desde el punto de vista financiero vuelve a aparecer casi palabra por palabra en el documento del gobierno. ¿Una casualidad o un caso de copy and paste? El Ministerio de Finanzas permite el acceso al documento, pero califica de tontería toda acusación de influencia de la Deutsche Bank.

Zitat: “Forma parte del proceso del departamento técnico el formarse una impresión general sobre el estado del debate en torno a una cuestión. “

La oposición lo interpreta como una excusa.

Carsten Schneider, miembro del Bundestag, SPD: “Es un suceso que yo no había visto en mi vida, que de un protagonista, un afectado como es el caso de la Deutsche Bank, que está lógicamente implicada en el sector financiero, venga una propuesta y que ésta sea calcada, cortada y pegada, algo de lo que el Gobierno ya tiene experiencia. Que se tome palabra por palabra y que se presente en Europa como propuesta alemana. Eso sólo puede significar o bien que la competencia en el Ministerio de Financias brilla por su ausencia, porque no se para de reducir personal, dejando vacío al Estado; o bien que ya sólo se salvaguardan los intereses de las grandes instituciones financieras alemanas y no los de toda la ciudadanía.”

Sobre eso la Deutsche Bank se manifiesta parcamente.

Cita: “Entiendan, por favor, que la Deutsche Bank no haga comentarios sobre los contactos con el Ministerio Federal de Finanzas.“

Frank Schäffler, parlamentario del Bundestag, FDP: “Pues considero francamente que esta actuación es muy cuestionable, porque si es la Deutsche Bank la que dicta las propuestas que el Sr. Schäuble eleva a instancias europeas, entonces no está representando los intereses de los contribuyentes, sino los de la industria financiera.“

Pero, ¿por qué propone el banco algo que le puede costar dinero? Muy sencillo: la propuesta hace como si la banca efectivamente contribuyera al proceso. Pero en realidad es una solución barata. Hace ya tiempo que el capital privado evita comprar bonos griegos. Lo demuestran todas las estadísticas disponibles. Y en la misma medida en que éste ha evitado el riesgo ha tenido que entrar el contribuyente. Con su dinero se ha comprado el tiempo necesario para que las aseguradoras y los bancos pudieran salir sin hacer mucho ruido de este problema, obteniendo beneficios. En el caso de un recorte de la deuda al principio de la crisis, los prestatarios habrían perdido miles de millones de euros. Ahora las pérdidas serían mucho menores, y en unos cuantos años prácticamente nula.

Prof. Max Otte, Especialista en Finanzas, Universität Graz: “Grecia necesita urgentemente una reestructuración de la deuda, el país es insolvente; hace un año ya lo era. Todos los economistas, casi todos, coinciden en ello. Y a pesar de todo se juega con el tiempo. Los políticos siempre juegan con el tiempo. Tenemos este paracaídas que al final ha fallado o no va a bastar. Entre tanto, los bancos se han deshecho de sus bonos griegos, es decir, han salido del juego y al final quien lo paga es el contribuyente, el griego y sobre todo el alemán. “

Un gran show, por tanto – y todos ustedes son espectadores forzados de una película en la que se vuelve a pagar con dinero de sus bolsillos la salida a una nueva crisis financiera. El guión, a cargo de la Deutsche Bank. Una vez más, ha conseguido sus objetivos.

Vídeo y texto original: http://www.wdr.de/tv/monitor/sendungen/2011/0616/Griechenland.php5

Más sobre el tema: Occupy Hamburg meets Ackermann